rollingstone.com.ar

Ryan Adams - 'Prisoner'

Pax-Am/Blue Note - Tres estrellas y media

 

Nadie adora los ochenta de manera más agresiva que Ryan Adams. Prisoner es la última entrega de un aluvión de lanzamientos que revisan cariñosamente aquellos viejos días de gloria. 1984, de 2014, fue su homenaje al hardcore de la época de Reagan, y el siguiente año nos trajo su reversión en clave rock universitario de 1989, de Taylor Swift. Aquí plantea acertijos eternos como: "¿Qué habría pasado si Bruce Springsteen hubiera sido un guitarrista indie, nerd y despeinado?", y "¿Qué habría pasado si Johnny Marr hubiera sido un tipo de una zona rural en Minnesota con una campera de jean?". Para un maestro retro como Adams, ése es el equivalente de preguntarse por el mismísimo sentido de la vida.

El oficio de Adams aquí se luce en canciones lloronas sobre una separación. Por momentos lo logra definitivamente, como en el tema que abre el disco, "Do You Still Love Me?", con sus órganos estilo catedral, sus riffs de pelo largo y sus jugadas vocales que recuerdan a baladistas exitosos de rock para adultos como Lou Gramm y John Waite. Pero, en general, el ánimo es austero. El tema melancólico del título ocupa un lugar entre los Smiths y Steve Earle, y Adams canta sombríamente acerca del amor como una cárcel. A veces puede ser demasiado leal a sus héroes: "Haunted House" es como un Tunnel of Love (el disco de Springsteen) reconstruido, con la metáfora del título incluida. Pero cuando las composiciones se sienten tan personales y urgentes como en el escueto rock de "Doomsday", se acerca a la obra maestra de sus sueños.

Jon Dolan

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone