rollingstone.com.ar

León Gieco

El cantautor habla de por qué no lo sorprendió que lo invitaran al Lolla

Por Lucas Garófalo

 
León Gieco toca en Lollapalooza. "No me sorprendió que me llamen. El festival es muy variado, no sólo en cuanto a los estilos, sino también a las edades", dice. Foto: LA NACION/ Fernando Massobrio

"El año pasado quise ir al Desert Trip, pero estaba muy jodido el tema del alojamiento", dice León Gieco por teléfono desde la oficina de su manager. "Por suerte, después vi a The Who y a Neil Young en el festival Mad Cool de Madrid." 2016 presentó pocos compromisos laborales para León, a causa de una operación de vejiga que se complicó y lo tuvo entrando y saliendo de hospitales, y a la separación de la banda que lo acompañó en vivo durante casi tres décadas. "Hice algunas actuaciones a beneficio, pero básicamente leí un montón y me vi todas las películas: voy al cine a las doce del mediodía, con toda la sala para mí", dice. En breve, León piensa encerrarse a componer un disco nuevo (su último álbum, El desembarco, salió en 2011), y luego va a armar una banda que le permita tocar temas de todas sus épocas: "Necesito músicos que puedan ir del chamamé al rock". Pero antes pasará por Lollapalooza, en lo que muchos vieron como un golpe de efecto del festival. A él, en cambio, le parece lo más normal del mundo.

¿Te sorprendió que te llamaran para tocar en Lollapalooza?

No, para nada. Me pareció acertado. El festival es muy variado, no sólo en cuanto a los estilos, sino también a las edades. En 2015, sin ir más lejos, Jack White y Robert Plant tocaron juntos.

¿Los viste?

Sí, claro, yo estaba ahí, porque me encantan los dos. Me gusta más Robert Plant como solista que Led Zeppelin, de hecho. Y Jack White me parece que es el resumen del rock. Puede tocar country, punk, lo que sea.

¿Qué te interesa ver este año?

Como todos, voy a estar atento a Metallica. Fui soporte de ellos en River, en 2010, cuando tocamos con D-Mente, la banda de Andrés Giménez. Tomamos un riesgo muy interesante. Yo creo que algún día vamos a volver a hacer algo juntos con Andrés. Ese día pude ver a Metallica desde cerca y me di cuenta del nivel que tienen. El baterista no se puede creer.

¿Habías escuchado los discos de la banda?

Sí, sí, yo escucho a Metallica desde hace mucho. La que me introdujo un poco más en el rock fue mi hija Joana, que es tecladista y ahora está tocando con Ricardo Iorio. En realidad, ella tiene formación clásica, pero es un caso extraño. Es hija de De Ushuaia a La Quiaca. Cuando hice ese disco, ella tenía 3 o 4 años, entonces me salió una admiradora de Leda Valladares. Por eso ahora le produje un disco que es una mezcla de punk y bagualas. Se llama Chulpa; lo grabamos en Jujuy con un grupo punk de artistas argentinos y bolivianos.

¿Cómo va a ser el concierto del Lolla?

Estoy preparando una actuación de una hora. Va a tener una sección de tres temas en homenaje a las mujeres, en la que voy a tocar solo con la guitarra y proyectar imágenes de luchadoras de todas la épocas y lugares, desde Marilyn Monroe hasta Estela de Carlotto, intercaladas con logos de Ni Una Menos.

¿Seguiste el caso de Cristian Aldana?

Sí, leí el reportaje a las víctimas en Rolling Stone. Que se la banque. Lo que no me gustaría es que se meta todo en la misma bolsa. La situación de groupies en recitales es habitual, pero el aprovechamiento es una cuestión individual. Es como cuando se dice que en el rock se consumen drogas. No. Drogas se consumen en todos lados. Afortunadamente, hoy las mujeres tienen más recursos para denunciar. Mi homenaje en Lollapalooza tiene que ver con eso.

¿Cómo sigue el show?

Después de esa sección, voy a hacer unos 45 minutos en un formato rockero con los chicos de Infierno 18 como banda. Podrían ser mis hijos... ¡O mis nietos! El repertorio lo eligieron ellos. Sacaron "Pensar en nada", "Hombres de hierro", "Todos los caballos blancos", pero en versiones que parecen de Los Ramones. También vamos a tocar "Los salieris de Charly".

¿Escuchaste "La máquina de ser feliz", el tema nuevo de Charly?

Sí, él ya me lo había mostrado el año pasado en el camarín del Coliseo, cuando juntamos a PorSuiGieco en el show de Raúl Porchetto. Es una canción hermosa, de esas inconfundibles de Charly.

¿Están en contacto?

Ahora justo anda cada uno con sus cosas, pero nos venimos juntando los cuatro: Charly, Nito [Mestre], Raúl y yo. La idea es, primero, comer algo y cagarnos un poco de la risa. (Nito es un gran cocinero.) Y después escuchar música y ver videos. O sea, lo mismo que hacíamos los PorSuiGieco hace 20 años.

¿Tocan?

Sí, la propuesta es que cada uno lleve dos temas propios para mostrarle al resto. Porque la verdad es que, por una cuestión de tiempos o de egos, ninguno revisó atentamente el material del otro, ¿viste? La otra vez le dije a Charly: "Loco, yo en mi último disco grabé con Jim Keltner", que tocó con John Lennon en Imagine. Y Charly no lo sabía. Ahora los egos se calmaron. En lugar de estar subiendo la colina de la vida, la estamos bajando.

¿No fantasean con una reunión de PorSuiGieco para el público?

No sé, ahí ya se empieza a mezclar un poco la cuestión. Los managers se pelearían entre ellos para ver quién lo hace, y habría que montar un espectáculo para hacer tres o cuatro Luna Parks. Entra en juego la parte comercial... y se pudre todo.

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone