rollingstone.com.ar

'Soldado argentino sólo conocido por Dios': Crónica de una derrota

Con el tono del cine bélico clásico, la película reflexiona sobre la Guerra de Malvinas, pero falla en el final



Soldado argentino sólo conocido por Dios

Mariano Bertolini, Sergio Surraco, Florencia Torrente, Hugo Arana. Dirigida por Rodrigo Fernández Engler. Dos estrellas

A 35 años del desembarco militar argentino en las Islas Malvinas, el segundo largometraje de Rodrigo Fernández Engler -quien ya había tocado el tema en su ópera prima, Cartas a Malvinas- no se propone como celebración de una gesta sino, sensatamente, como reflexión acerca de una derrota anunciada. Dos películas en una, la primera hora de metraje reconstruye la llegada a las islas de un grupo de soldados, la incipiente camaradería, los lógicos miedos ante el peligro, las primeras escaramuzas con los ingleses. Mediante una serie de flashbacks, el guión concentra su atención en uno de esos colimbas, interpretado por Mariano Bertolini, y su vida antes de la guerra. En el registro de esos cuerpos jóvenes enviados al árido y frío fin del mundo, en la búsqueda de un tono que retoma en parte algunos tópicos del cine bélico clásico, Soldado argentino... encuentra una manera novedosa (para el cine argentino) de acercarse al tema. Es una pena que los últimos cuarenta minutos del film caigan en la más rancia tradición del cine enunciativo, coronada por un "acto heroico" políticamente correcto.

Diego Brodersen

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone