rollingstone.com.ar

Drake - 'More Life'

Young Money/Cash Money - Cuatro estrellas

 

Drake dice que su excelente More Life es una "playlist": ni un álbum ni un mixtape. Quizás sea por eso que el disco suena tan esencialmente drakiano. A fin de cuentas, Aubrey Graham es una playlist en sí mismo: un visionario del pop con una sed rabiosa por descubrir su nuevo sonido preferido. Y este álbum es un paseo magistral por los grooves que hay en su mente, desde grime británico ("No Long Talk") hasta dancehall caribeño ("Blem"), pasando por house sudafricano ("Get It Together").

Drake incluye generosamente temas solistas para que se muestren artistas como Sampha y Skepta, ofreciéndoles vidrieras formidables a los incipientes raperos londinenses Giggs y Jorja Smith, al igual que a los dioses de Atlanta 2 Chainz y Young Thug, quien brilla de manera completamente diferente en "Sacrifices" y "Ice Melts". "Passionfruit" es la cereza del postre, una producción de Nana Rogues con una base disco vintage, en la que Drake le dice a su chica: "Tenés unos problemitas que por ahora no voy a mencionar". (Obviamente que no; porque para eso primero debería dejar de quejarse de sus propios problemas). Es por eso que quizás uno de los invitados más efectivos acá sea la mamá de Drake, que le deja una advertencia en el contestador: "Sabés, mi amor, estoy un poco preocupada por el tono negativo que escucho en tu voz estos últimos días". La mujer tiene razón. Incluso Drake sabe que está más inspirado cuando mira más allá de sí mismo.

Rob Sheffield

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone