rollingstone.com.ar

Damon Albarn cuenta las razones de su amistad con Noel Gallagher

"Noel no es estúpido. Lo amo por eso", dice el creador de Gorillaz

Damon Albarn puede pasarse horas contando anécdotas sobre los muchísimos cantantes, músicos y productores que colaboraron en los discos de Gorillaz, pero también sobre los que rechazaron la invitación. Un par de semanas antes del lanzamiento del quinto álbum del grupo, por ejemplo, Albarn cuenta que Dionne Warwick se le escapó dos veces: la primera en la época de Demon Days, y la segunda hace algunos meses. "Casi lo logramos", dice. "Un día, después de haber cerrado la colaboración de Mavis Staples, estuve tocando el piano en Brooklyn con Dionne, pero creo que mis letras eran un poco raras como para que ella las asimilara. Llegamos al punto de cantar juntos, pero no pudimos hacerla grabar." De todos modos, invitados no le faltan: Vince Staples, De La Soul, Noel Gallagher, Grace Jones y más desfilan a lo largo de Humanz, y Albarn está decidido a sumar a todos los que pueda en la gira de presentación del disco.

Cuando vi a Blur en el Madison Square Garden en octubre de 2015, ¿ya habías empezado a componer un nuevo disco de Gorillaz?

Más o menos: estaba empezando a pensar en eso y acumulando información en el iPad, que es como hago los discos ahora. A veces incluso grabo las voces ahí, y de hecho después me cuesta grabar tomas mejores que ésa. "She's My Collar" [de Humanz, con Kali Uchis] la compuse una noche literalmente en mi cama, debajo del edredón. Todo el mundo me dice: "Eso no puede ser sólo iPad". Bueno, sí, gran parte de este disco es sólo iPad.

Me pregunto entonces por qué te tomás la molestia de seguir teniendo bandas...

Porque tengo mucha suerte. Ahora estoy haciendo otro disco con The Good, the Bad and the Queen, y eso no es iPad para nada. Somos nosotros cuatro [Albarn, el ex bajista de The Clash, Paul Simonon, el ex tecladista de The Verve, Simon Tong, y la leyenda de la batería afrobeat, Tony Allen], tocando en vivo en la sala. Disfruto de varios mundos a la vez y me siento igualmente cómodo en cualquiera de ellos.

El disco arranca diciendo: "Desconecté al robot", y después viene un desfile de cantantes: De La Soul, Mavis Staples, Grace Jones. Es un disco de loops, condimentado con mensajes de empoderamiento personal.

Absolutamente. Por eso se llama Humanz. Les dije lo mismo a todos los artistas involucrados: "Quiero que el disco encarne el dolor, el placer y la urgencia. Usemos nuestras fantasías más oscuras para imaginar algo que pueda pasar en Nueva York en un futuro cercano". Pero nadie podía decir "Trump" ni "Obama", porque la idea no era limitarnos a este momento específico.

Reunir a todos estos colaboradores sin tener que meterlos en la misma sala te da una libertad extraña como productor y compositor.

Sí, y después se reúnen en persona cuando tocamos en vivo. ¡Es lo máximo! Si todos los artistas que participaron de un disco de Gorillaz siguieran vivos, juntarlos sería una locura. Sería la lista de invitados más increíble del mundo.

¿Pensás que The Magic Whip [de 2015] y ese recital en el Garden fueron el highlight final de la banda?

Nunca habíamos tocado en el Garden, y me sentía mal por haberlo hecho antes con Gorillaz [en 2010]. No fue justo. Pero, de algún modo, siempre sentí que Blur rindió menos de lo esperado en Estados Unidos. Es difícil entender cómo grupos como Radiohead y Coldplay son tan exitosos acá, y nosotros no. Por suerte tengo a Gorillaz. Si no, sería un britpopero viejo y amargado.

¿Cómo hiciste que Noel Gallagher, tu archienemigo de Oasis, tocara en "We Got the Power"?

En un momento, en ese tema éramos Noel, Graham Coxon [de Blur] y yo. Era como el pico de autocelebración del britpop. Pero después cambié, y elegí hacerla como cuando suena algo al final de una película, con los créditos de cierre.

Jehnny Beth de Savages era necesaria, porque los niveles de testosterona estaban fuera de órbita.

¿Cómo es posible que vos y Noel se lleven tan bien ahora, después de todos los ataques de Oasis hacia Blur en los 90?

Noel no es estúpido. Lo amo por eso. Hubo un momento en el que Oasis estaba en contra de nosotros, y él tenía la ventaja, porque era de la banda de clase trabajadora. Jugaba con eso de manera muy exitosa. Era difícil contraatacar. ¿Qué podés decir? Es como cuando los de derecha te dicen que sos "la elite liberal". Lo único que les puedo decir es: "Decime liberal, pero no de elite".

Lográs sacar lo mejor de personajes duros. Entrevisté muchas veces a Lou Reed, y siempre me pregunté cómo habías conseguido que apareciera en Plastic Beach.

Tengo mis trucos. Le mandé varias canciones y me dijo que eran todas una mierda. Finalmente, hice una que le gustó. Yo soy un perseguidor perpetuo, pero a la vez no me lo tomo personal cuando alguien me rechaza. "Puedo hacer esto sin vos, sólo te lo estoy pidiendo porque creo que sería cool." Esa es mi actitud. Y no me intimida la gente famosa. Sencillamente los miro a los ojos y espero que me devuelvan la mirada. Con Lou, estábamos en el estudio y él había escrito una letra, pero dijo: "No esperes que yo siga esa cosa tuya de estrofa-estribillo. Yo sólo voy a cantar. Y que salga como salga".

David Fricke

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone