rollingstone.com.ar

'Un don excepcional': Festival de golpes bajos

Mckenna Grace brilla en un film lleno de lugares comunes



'Un don excepcional'

Chris Evans, Mckenna Grace. Dirigida por Marc Webb. Dos estrellas y media

Hay mucho para elogiar de este dramón masculino de Marc Webb acerca de un reparador de barcos llamado Frank (Chris Evans) que está criando a su sobrina Mary, de siete años (la excelente Mckenna Grace). El gancho es que la niña es una prodigio de las matemáticas y una muchachita precoz, de las que sueltan raíces cuadradas numéricas y respuestas inteligentes con facilidad. Está la química fuera de lo normal entre Evans y la coprotagonista, Jenny Slate, quien hace de la maestra de Mary e, inevitablemente, el objeto de interés romántico.

Incluso el hecho de que la película robe tanto de En busca del destino, Mi vida es mi vida, y otras tragedias familiares y dramas de batallas por la custodia de niños, es totalmente perdonable. Pero Webb y el guionista Tom Flynn son incapaces de resistir la tentación de exprimir momentos en busca del máximo impacto sentimental, al punto de que casi podés ver una buena película ahogándose bajo la baba más espesa. Con un elenco tan talentoso y un director que ha mostrado que puede ser creativo -vean (500) días con ella-, es difícil no esperar más que los mismos viejos trucos baratos. La heroína de la película es brillante. La película, no tanto.

David Fear

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone