rollingstone.com.ar

Los Caballeros de la Quema: "Sonamos mejor que antes de separarnos"

Antes del show regreso en La Plata, Iván Noble y Pablo Guerra cuentan cómo se gestó la reunión y lo que sienten al estar tocando juntos otra vez

Por Emilio Zavaley

"El origen de esta reunión fue que al fin nos convencieron", dice Iván Noble a pocos días de subirse otra vez al escenario como la voz de Los Caballeros de la Quema. A más de quince años de su último show, la banda que dejó su marca en el rock nacional durante los 90 -del impacto underground de himnos barriales como "Carlito" a la explosión masiva de "Avanti morocha"- regresa para dar un único show -insisten en que será el único- este viernes 23 de junio en el Estadio Unico de La Plata, como la atracción principal de la jornada de apertura del Provincia Emergente. Sentado al lado de su compañero, el guitarrista Pablo Guerra, Noble confiesa que desde la separación habían existido propuestas, pero que nunca fueron aceptadas por todos los integrantes. "Hace un par de años que estaba dando vueltas la posibilidad. Las coordenadas de tiempo y lugar no eran las adecuadas", dice.

En un encuentro con empanadas como único menú decidieron que esta vez iban a aceptar el ofrecimiento. Tuvieron un primer ensayo y tras esa prueba de fuego volvieron a entrar 22 veces a una sala en la calle Tronador, en Villa Ortúzar, para llegar de la mejor manera al show del viernes, pero sobre todo, para terminar de reencontrarse: "Nos sentimos mucho mejor de lo que pensábamos. Nos sacamos los miedos, algunas dudas de encima y a rodar...".

¿Qué fue lo más sorprendente de los ensayos iniciales?

Pablo: Cuando nos empezamos a comunicar desde lo musical y vimos que estaba todo intacto. Si bien algunos deditos llegaban tarde a algunos acordes y algunas letras se escapaban por los rincones, al toque supimos que estábamos bien en el aspecto espiritual de la música. Nos enganchamos al toque, en el punto que habíamos dejado la banda y empezamos a ascender y a hacer lo que aprendimos en estos 15 años de no haber tocado juntos

Iván: Es decir, nada... [Risas] Recordar los acordes y las letras no iba a ser tan complicado. Lo que había que ver es si el groove de la banda y, como decía él, el espíritu de la música estaba intacto o estaba cerca de lo que había pasado hace muchos años. Yo pienso, después de casi un mes y medio de ensayar, que están mejor. Yo estaba muy cagado y, al contrario, estoy casi convencido que sonamos mejor ahora que antes.

¿Había muchas diferencias por resolver entre ustedes antes de meterse en la sala de ensayo?

Pablo: Una de las cosas que dijimos en la primera reunión es: "Si vamos a hacer esto, dejemos todo el puterío. Las cuentas pendientes, si alguno las tiene, afuera". Decidimos involucrarnos con lo musical. Lo que estaba atrás, quedó atrás.

Ivan: La única forma de hacerlo era no ir a buscar facturas vencidas hace quince años porque íbamos a perder tiempo, energía y entusiasmo. Y la verdad que ya ni nos acordamos de por qué nos peleábamos o por qué las energías eran distintas, y no tenía ningún sentido hoy pararnos en ese lugar. Queríamos ver si podíamos ensayar contentos y eso pasó.

¿Que creen que van a sentir cuando toquen el primer tema el viernes en La Plata?

Iván: No lo sé. Todo lo que pasó acá en este mes y medio adentro de la sala fue muy bueno. Lo que va a pasar arriba del escenario creo que va a ser muy hermoso y emocionante. Completaría eso la gente. Lo que más podría conmoverme es ver padres e hijos juntos viendo el show. Por el primer feedback en las redes, eso es lo que más se dice: padres que van a ir con hijos, gente que tiene crías, panza, remeras que no le entran pero que igual van a ir, y muchos pibes que durante todos estos años me decían: "Nunca los pude ver en vivo, hagan un show". Bueno, ahí está el show. Libre, gratuito, en un estadio; mejor que eso no va a poder ser.

¿Fue difícil armar la lista de temas?

Pablo: Nuestras listas tenían una gran parte que siempre eran los mismos temas. No nos costó mucho ponernos de acuerdo.

Iván: Va a haber canciones de las que saben todos y también algunas canciones que saben los que te dicen: "¿Te acordás aquella noche de Cemento en el 92..?"

Hubo algunos momentos de mucha emoción en la entrevista que anunciaron el reencuentro...

Iván: Ese programa de Mario Pergolini salió desde el escenario del teatro Vorterix. Nuestro último show en Capital fue ahí, pocos días después de que falleciera Garfield (Ariel Caldara), nuestro pianista. Estábamos haciendo una nota en el escenario donde habíamos tocado de luto y, claro, se remueven cosas. Y en la noche del viernes va a haber mucho de eso. Musicalmente tenemos que pelear un poco contra esa situación, porque si no, nos vamos a pasar el show llorando. Dejemos la emoción para el final.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone