rollingstone.com.ar

Potra muestra sus armas de seducción

La hermana del cantante de Indios, Sofía Vítola, habla de amores imposibles y provoca desde el escenario

 
Potra.

Alentada y producida por su hermano menor Joaquín, cantante de Indios, la rosarina Sofía Vitola comenzó a darle forma definitiva a las canciones de Potra en 2013. "Yo tocaba en una banda llamada Lavial, pero me fui de viaje, me enamoré y empezaron a salir mis temas naturalmente", dice Sofía, líder de este cuarteto de pop/rock dulce y melancólico, que a los 19 abandonó la carrera de Letras en la universidad de su ciudad para venir a Buenos Aires y dedicarse a la música. "Cuando éramos chicos con Joaco saltábamos en los sillones y cantábamos la música de Aladdín. Después, de grandes, empezamos a organizar fechas juntos con nuestros grupos." Sofía y Joaco no son los únicos músicos de la familia Vitola: el hermano mayor, Gonzalo, es el guitarrista de la histórica banda de reggae La Zimbabwe. "Mis padres siempre nos apoyaron", agrega Sofía. "Recuerdo que cuando le dije que me venía a vivir a Buenos Aires, dijeron: «Otra más que se va». Y me puse a llorar".

Las canciones de Potra hablan de amores imposibles, desilusiones y relaciones turbulentas, y en tan sólo unos meses se posicionaron entre las más escuchadas de las mil bandas emergentes que forman parte de la app FRI Movistar. Potra puede mutar de banda a dúo acústico, o incluso en algunas ocasiones a proyecto solista. Secundada por Candelaria Molina, la guitarrista que conoció mientras estudiaba en la Escuela de Música Contemporánea y con la que viene tocando desde hace 10 años, en 2015 y 2016 Potra giró por México y Alemania, donde hicieron una serie de recitales que mereció una reseña en el diario local.

 
Sofía Vitola, cantante y compositora de Potra.

"El vivo de Potra es super poderoso. Hace poco abrimos el show de Tegan and Sara en Buenos Aires y me di cuenta de que nuestra música pega mucho también en el mundo LGBT", dice Sofía, que en el último tiempo también abrió recitales de Miranda! y Miss Bolivia. En los shows, le gusta jugar con la seducción e interpelar a la platea masculina casi al punto de la incomodidad: puede cantarle a los chicos a dos centímetros de la boca o pararse arriba de la mesa mientras mira fijo a un hombre que está con su novia. "Me encanta provocar", dice Sofía. "Y aunque a algunos le de vergüenza decir que les gusta nuestro grupo y aclaran que vienen a acompañar a sus novias, sé que Potra ya tiene algunos groupies."

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone