rollingstone.com.ar

Cabeza Flotante alimenta la escena indie

Conocé al grupo de los hermanos del actor Esteban Lamothe que organiza un festival para bandas emergentes

 
Cabeza Flotante.

"En una ciudad en la que predomina el cuarteto y el folklore, nosotros formábamos parte de una pequeña tribu que escuchaba rock", dice Manolo Lamothe, el baterista de Cabeza Flotante, acerca del grupo que formó a fines de los 90 con sus hermanos y amigos y que empezó tocando covers de Peligrosos Gorriones y Los Brujos en los bares de su ciudad natal, Ameghino, provincia de Buenos Aires. "De a poco, a partir del año 2000, fuimos llegando a Buenos Aires para estudiar en la universidad", explica el guitarrista Nacho Lamothe sobre la continuidad de esa primera etapa. "Pero como no teníamos un peso tuvimos que salir a buscar trabajo y en los tiempos libres nos juntábamos a ensayar".

 
Cabeza Flotante.

Lejos de debilitar al grupo, la salida de uno de los hermanos Lamothe -Esteban, que tocaba el bajo y abandonó para dedicarse por completo a la actuación- terminó consolidando a Cabeza Flotante como un quinteto de canciones emotivas, entre el garage rock neoyorkino y post-punk. Con tres discos editados, Ningún lugar (grabado en formato acústico en un living, 2009), Relámpago (2012) y Las afueras (editado por el mismo sello de sus amigos de El Mató, 2016), que puede escucharse completo en la app FRI Movistar, y una serie de videoclips que también pueden funcionar como cortometrajes musicalizados, la banda asoma como una de las propuestas más interesantes del indie local. "Muchos grupos usan los videos de forma publicitaria, pero nosotros pensamos que esa idea es medio absurda", dice el guitarrista Marcos Canosa. "Por eso buscamos imágenes que contrasten con nuestras canciones; en algún punto los videos son una excusa para filmar a nuestros amigos y a Ameghino".

Además de tocar en Cabeza Flotante, los integrantes de la banda que completan Antonio Lamothe en voz y José Muriel en teclados, comparten la organización del festival Rucho Fest con Esteban, que va por su décima edición y le brinda un espacio a los músicos emergentes de diferentes escenas. "La idea surgió de la falta de espacios para tocar", dice Manolo. "Como nunca nos invitaban a los festivales, un día decidimos organizar el nuestro." Y Nacho agrega: "No hay muchos actores de telenovelas que organicen un festival de rock indie, pero ahora tenemos uno y hay que aprovecharlo".

Leer más: "Cabeza Flotante crece en la gran ciudad"

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone