rollingstone.com.ar

Gepe

El cantante chileno analiza la música argentina

Por Juan Barberis

 
"En la cultura chilena la misoginia está implícita. De alguna manera a los hombres nos enseñaron a no querer a las mujeres", dice Gepe. Foto: Carlos Juica

Minutos antes de participar en el concierto por los cien años del nacimiento de Violeta Parra en el Teatro Colón, Gepe se refugia del frío sobre un bloque de cemento que da a calle Cerrito, mientras intenta describir su vínculo con la inmensa obra de la cantora chilena. "Hay muchas dimensiones de Violeta Parra y no solo artísticas, también personales. Su vida, su fuerza, su intensidad y su ebullición creativa constante", dice Gepe, designado para cantar durante el homenaje las canciones "Rin del angelito" y "Gracias a la vida". "De ella heredé el trino, que es una forma de arpegiar las cuerdas con cuatro dedos que se volvió muy característica en mi música, pero también creo haber adoptado el espíritu y la soledad instrumental de sus canciones."

En mayo de este año, Gepe editó Ciencia Exacta, un álbum que proyecta su música de raíz folklórica y matriz pop hacia un plano austero y despojado, que parece confrontar con la densidad instrumental de Estilo libre, su antecesor. Es un movimiento que lo acerca aún más al cancionero popular latinoamericano. "Este disco tiene solo dos canciones bien personales y el resto son divagaciones", dice Gepe. "Piezas como "Solo", "Hoy" u "Ojos que no ven" fueron pensadas en base a la canción latinoamericana tradicional, a ver qué podía sacar de ahí, que me encontraba diciendo si tomaba esa dirección. El resultado me sentó muy a gusto".

¿Qué sentís que descubriste con este disco?

Me di cuenta de que cada grupo de canciones, cada disco que se lanza, no es tan determinante en relación al hecho de que ahora en adelante voy a tener que sonar así. Creo que todos los discos van hacia un lado diferente pero desde un centro. Mi sensación es como si siempre estuviera grabando el mismo disco pero en momentos diferentes y con sensaciones distintas. Las canciones vienen a ser parte de la misma familia.

Incluiste un cover de "Las flores" de Café Tacvba, ¿fueron importantes para tu formación?

De un grupo como Cafe Tacvba me gusta más su cabeza que su música, la manera en la que han afrontado su carrera, esa forma de jugar con el pop y al mismo tiempo con la vanguardia y lo contemporáneo. Ellos han sonado tanto en la radio como han indagado en influencias musicales súper rebuscadas o más underground. A "Las flores" la agarré un poco intuitivamente, me gustaba, sonaba bonito y quería grabarla algún día.

También parece un guiño con el pueblo mexicano, que siempre recibió muy bien tu música.

Es con el país que tenemos una historia más larga. Estábamos empezando en Chile en 2007 y ya estábamos yendo a México. Desde ese momento hemos ido una chorrera de veces, 4 o 5 al año. Justamente ahora se cumplen diez años de la primera vez y vamos a hacer un concierto en el Teatro Metropólitan del DF que nos tiene súper contentos. De a poquito hemos ido avanzando.

¿Y tu relación con el público argentino? ¿Cómo sentís que se recibe acá tu obra?

Ahí es más complejo. Yo creo que Argentina en general es como Brasil, se retroalimentan de una manera bastante completa y compleja. Da la sensación de que no necesitaran más música, ¿cachái? Dentro de esa lógica, ¿por qué necesitarían escuchar música chilena o música de Perú y Bolivia? Obvio que lo hacen y de a poquito nosotros hemos ido encontrando un público, pero yo me he encontrado con un camino que es mucho más largo por recorrer y estamos en el inicio, aunque acá fue la primera vez que tocamos saliendo de Chile en el año 2004, 2005. Hay que darle tiempo. Justamente otra cosa que aprendí con Ciencia Exacta es que voy a seguir haciendo discos hasta que me muera y tocando donde se pueda, por lo tanto no hay apuro.

Te tocó participar del homenaje a Gustavo Cerati en el CCK, ¿cómo fue esa experiencia?

Pasó algo muy loco con eso. En 2015 hice un cover de "Puente" de Cerati para mí solo, no se lo había mostrado a nadie, y justamente ese mismo año me invitaron a cantar esa canción en el homenaje sin que yo llegara a elegirla. Algo ahí habrá. La experiencia fue alucinante y también fue un gran honor. Me encantó conocer a Alejandro Terán, porque me parece un baluarte, una persona que entiende la música de otra manera. En general creo que los argentinos nos llevan mucha ventaja en eso. Acá está todo bien con los Ratones Paranoicos al mismo tiempo que te pueden gustar las letras de Spinetta o La Renga o... Patricio Rey, que recién lo vengo a entender. Bah, no sé si lo entiendo, pero por lo menos lo estoy escuchando. El poder que tiene, es profundo.

¿Te gustan los Redonditos de Ricota?

Ya los había escuchado antes pero ahora estoy tratando de entenderlos: esa cosa medio Game of Thrones que tienen sus letras, como de dragones, imperio, furia. Me parece una música súper masculina, aunque no me parece que eso sea ni malo ni bueno. Siento que la música en Argentina tiende a ser más épica y más masculina.

En cambio, en ésos términos, tu música es bastante femenina.

Sí, yo creo que en general en Chile somos así. La música del folklor es más bien femenina, nuestra entonación y nuestra manera de hablar es mucho más suave y más baja. Entonces ir a Atahualpa, a Gustavo, y entender cómo perfilan su mundo estético los artistas argentinos, me parece súper interesante. Spinetta yo encuentro que es como el más neutro en ese sentido, en cuanto a género en su música, tiende a ser bastante femenino también. Ese personaje sí que es un mundo.

¿Cómo repercutió en el ambiente artístico chileno el caso de violencia de género que involucra a Tea Time de Los Tetas?

En la cultura chilena la misoginia está implícita. De alguna manera los hombres nos enseñaron a no querer a las mujeres o a odiarlas, directamente. Yo siento que eso hay que sanarlo ya, es algo urgente. Está lleno de estos casos, como el de Nabila Rifo, una mujer de Puerto Natale a la que su pareja le sacó los ojos. En el juicio, el abogado que defendía al agresor le dijo: "oye, pero encontraron semen de otro hombre dentro tuyo". Ese fue un caso que debería haber explotado mucho más que el de Tea Time y su ex novia Valentina, que fue más mediático. Esta saña y misoginia que hay trasciende estratos sociales. Se me hace que es más grave y tiene que ver con las bases, y la verdad que me siento un poco responsable por no habérmelo preguntado antes. En Chile era parte del folklor que a las mujeres se las molestara en la calle. Ahora por suerte todo el mundo está hablando de esto. De a poco estamos abordando algo que es súper necesario para todos.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone