rollingstone.com.ar

Mi Amigo Invencible: folk melancólico con aires cuyanos

"En vivo sonamos mucho más fuerte que en los discos y hay lugar para la improvisación, que hace que todos nuestros recitales sean distintos", dice el cantante Mariano Castro

 
Mi amigo invencible.

La edición del último trabajo discográfico de Mi Amigo Invencible, La danza de los principiantes (2015), acaricia el medio millón de reproducciones sólo en YouTube y ha logrado posicionarlos en el último tiempo como uno de los máximos exponentes de la escena indie en Argentina. "La banda nace en 2007 como un capricho que tenía de querer presentar unas canciones como solista y buscar hacerlo acompañado de mis amigos", dice Mariano Di Césare, guitarrista y cantante, acerca de los orígenes de este grupo surgido hace una década en Mendoza que ahora se encuentra instalado en Buenos Aires. "Desde ese momento los chicos se quedaron conmigo y 10 años después estamos grabando nuestro séptimo disco como grupo".

Posicionadas entre las más escuchadas de los mil artistas emergentes que forman parte de la app FRI Movistar, las canciones de Mi Amigo Invencible reflejan un nervio post punk que a lo largo de la discografía de la banda se extiende en pasajes que remiten a cierto folk melancólico con aires cuyanos, del que el grupo supo hacer su marca registrada. "En vivo sonamos mucho más fuerte que en los discos y hay lugar para la improvisación, que hace que todos nuestros recitales sean distintos", dice Mariano Castro, cantante de esta banda que viene de hacer una fecha sold out en Niceto y también tiene entre sus integrantes a Arturo Martin en batería, Leonardo Gudiño en percusión, Juan Pablo Quatrini en bajo y Nicolás Voloschin en guitarra.

De todo este largo camino que vienen recorriendo y los ha llevado, entre otras cosas, a compartir escenario con Iggy Pop, Wilco y Pet Shop Boys en la última edición del festival BUE, Di Césare elige rescatar el momento que vivieron hace unos meses cuando por primera vez en la historia de Mi Amigo Invencible los músicos se retiraron al campo sin teléfonos celulares para concentrarse en la grabación de lo que será el séptimo trabajo en estudio, a editarse en 2018. "El nuevo disco será mucho más rockero que los anteriores", adelanta Castro. "Teníamos la cuenta pendiente de que el trabajo en estudio reflejara nuestro sonido en vivo, y gracias a un productor medio que ya le sacamos la ficha".

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone