rollingstone.com.ar

Boom Boom Kid - 'El disco del otoño'

Ugly Records - Cuatro estrellas

Por Daniel Flores

El disco del otoño es el primero de una serie de álbumes que Boom Boom Kid piensa editar con cada estación del año, pero -a pesar del rigor del plan a lo Vivaldi o Piazzolla- no parece haberse guardado nada para los próximos meses: metió 15 canciones de sonido y lírica resplandecientes. Por otro lado, no se trata de un disco conceptual: lo de las estaciones parece un cronograma de trabajo o un reto creativo antes que un leitmotiv. No hay un sonido particularmente otoñal, pero sí mucho para escuchar.

Las cinco primeras canciones duran dos minutos o menos. Hasta ahí, territorio post Fun People relativamente familiar: pop-rock-core para surfear el mosh en ballena inflable. Entonces llega "Encuadre blasfemo", una composición que transita más de cuatro climas, casi en plan ópera-rock, hasta elevarse en una marcha épica. Y, después, "Deslizándonos en el Ischigualasto", un instrumental en rulemanes. Y "A mi bichito de luz", una suite para ensamble hardcore. Y un tributo al anarquista Jules Bonnot. Y "Rosas rotas", un aporte al Ni Una Menos, y "En camino a te", una canción monumental.

En definitiva, El disco del otoño es un collage de ideas, referencias, citas e inventos que se pegan como stickers multicolor sobrepuestos en una vieja tabla de skate. Desde algún resquicio de ese caos, asoma la confesión de "Carta a mí": "Al final siento gloria y no disgusto de vivir".

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone