rollingstone.com.ar

Piden que el rapero Kodigo no toque en Lollapalooza por denuncias de violencia doméstica

La estrella local de rap agredió a su ex mujer, su ex suegra y su hija de 3 años

Por Juan Barberis

Lucas Lautaro Helou, el rapero argentino de 22 años conocido como Kodigo, fue denunciado ante la Justicia por hechos de violencia física contra su ex mujer, su ex suegra y su hija de 3 años. Después de que Rolling Stone publicara la nota sobre Kodigo en su número de octubre, su ex pareja se contactó con la revista para aportar su testimonio. "Desde el principio fue muy violento, me pegó un montón de veces", dice Ann Diamond, como pide ser llamada para preservar su identidad. "Pero yo estaba muy enamorada y no lo quería dejar." Además de realizar las denuncias (obviamente con su identidad real), Ann encabeza una campaña en Change.org para que bajen a Kodigo de la grilla del Lollapalooza 2018, quizás la fecha más importante en la historia de esta figura global del freestyle en español que ahora apuesta a una carrera en el trap.

Ann, de 25 años, conoció al cantante en 2013 y fue su pareja hasta 2014, poco después de dar a luz a Oriana, la hija que tuvieron juntos. "Siempre me pegaba. Una vez volvió drogado de bailar, me empujó con toda su fuerza y me hizo perder un embarazo de un mes y medio", dice Ann, que lo denunció en varias oportunidades en la Comisaría 23°, consiguiendo una orden de restricción que el rapero incumplió sistemáticamente.

Kodigo también fue denunciado por la madre de Ann después de ser golpeada tras interceder en una pelea, y por los vecinos de la casa de su ex pareja, después de romper una puerta de vidrio del edificio en donde ella vivía. "Lo citaron para que se presentara ante la Justicia, pero ni siquiera se sabe dónde está viviendo, porque va de casa en casa", dice ella.

La última vez que lo vio, fue en una visita a su casa el pasado 27 de julio, durante un almuerzo que terminó también en una escena de violencia que involucró a su hija. Ahora Ann espera por un botón antipánico, la renovación de la orden de restricción y que la iniciativa en Change.org dé resultados. Consultados por esta redacción, los organizadores de Lollapalooza Argentina prefirieron no pronunciarse en relación al caso. "Fue mi idea y me insistieron para que lo haga", dice Ann sobre la campaña online. "El debería empezar a pagar por todo lo que nos hizo."

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone