rollingstone.com.ar

Fats Domino, el pionero del rock & roll, murió a los 89 años

Con "Blueberry Hill" y "Ain't That a Shame", el cantante popularizó el género en sus comienzos

Fats Domino, el símbolo de los comienzos del rock & roll y la voz y piano de hits como "Blueberry Hill" y "Ain't That a Shame", murió el martes a los 89 años. Autoridades policiales de Louisiana confirmaron la muerte a The Associated Press.

Contemporáneo de Elvis Presley, Chuck Berry y Jerry Lee Lewis, Domino fue uno de los primeros artistas en ingresar al Salón de la Fama del Rock & Roll. Según los informes, ocupa el segundo lugar, detrás de Presley, entre los artistas más vendidos, gracias a una seguidilla titánica de 11 canciones en el Top 10 entre 1955 y 1960.

Esos hits, entre los que se incluyen "I'm Walkin", "Blue Monday" y "Walking to New Orleans", sonaban distinto a cualquier cosas que se haya escuchado antes. Gracias a su crianza en New Orleans, las creaciones de Domino fusionaban ritmos dixieland, una encantadora voz mestiza y el sonido pantanoso de su piano. Sus hits, la mayoría de ellos coescritos con histórico productor, Dave Bartholomew, se convirtieron en standards rockeros, interpretados por Led Zeppelin, Cheap Trick, Randy Newman, Ricky Nelson y John Lennon., entre otros. Lennon, que reversionó "Ain't That a Shame" (originalmente llamada "Ain't It a Shame" en la grabación de Domino) en 1975, dijo que la canción tenía un significado especial para él: fue lo primero que aprendió a tocar, en la guitarra que le había comprado su madre. "Fue la primera canción que pude seguir", dijo en ese momento. "Tiene muchos recuerdos para mí."



"Después de John Lennon y Paul McCartney, Fats Domino y su compañero, Dave Bartholomew, fueron probablemente el mejor equipo de compositores de todos los tiempos", dijo Dr.John a Rolling Stone en 2004. "Ellos siempre tenían una simple melodía, un set de progresiones de cuerdas y un groove cool. Y sus canciones tenían letras simples: esa era la clave." Domino, que prefería que su música hablara por él, siempre fue modesto acerca de sus logros. "Todo el mundo empezó a definir mi música como rock & roll", dijo una vez, "pero no era otra cosa que el mismo rhythm and blues que he estado tocando desde New Orleans".

Nacido en 1928, Antoine Domino empezó tocando el piano y actuando en bares de New Orleans cuando era un adolescente. Su carrera despegó en el Hideaway Club de New Orleans con la banda de Billy Diamond, quien le puso el apodo "Fats". En ese lugar, Domino conoció a Bartholomew y al líder del sello Imperial Records, Lew Chudd, que le hizo firmar su primer contrato.



En 1949, Domino editó su primer single "The Fat Man", una reescritura de la canción "Junker's Blues" que muchos consideran una de las primeras grabaciones de rock. Aunque no ingresó en el Top 40, fue un gran hit de R&B y apuntaló el sonido y la imagen de Domino para las próximas décadas. Después de eso, tuvo nueve singles que fueron discos de oro, aunque ninguno llegó al número 1 de los charts. En sus memorias, Chuck Berry recordó que, en 1955, Domino facturaba 10.000 dólares por semana en sus giras. En 1960, Domino editó su último hit que entró al top 10, "Walkin' in New Orleans". Luego, continuó grabando y girando por décadas.

En 2005, su nombre volvió a las primeras planas luego de que su casa quede bajo el agua por el Huracán Katrina. Fue rescatado junto a su mujer y uno de sus hijos. En la tormenta perdió la mayoría de sus cosas, como sus discos de oro. Su legendario piano Steinway blanco quedó destrozado y fue restaurado gracias a la contribución de varias personas, como McCartney.

Acerca de lo que aportó Domino a la historia del rock, su compañero Bartholomew dijo: "Es como la primera angular, la base: si construís una iglesia, ponés una piedra angular, y si la iglesia se quema, la base va a seguir ahí".

David Browne



COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone