rollingstone.com.ar

'Thor: Ragnarok': La tercera película del Dios del Trueno es un encanto

El director Taika Waititi transforma la última entrega de Thor en una hilarante comedia de amigotes, un viaje cósmico, y una de las mejores películas de Marvel

Por Peter Travers



'Thor: Ragnarok'

Chris Hemsworth, Cate Blanchett, Mark Ruffalo. Dirigida por Taika Waititi - Tres estrellas

¿Necesitás un descanso rápido de las épicas distópicas pesimistas que están inundando los cines? Dale una bocanada al gas de la risa que emana de Thor: Ragnarok, quizás la película más divertida del universo de Marvel. La primera Thor arrancó rápido, gracias al director Kenneth Branagh y al trabajo de Chris Hemsworth en el rol del dios nórdico con problemas de hermanos (Tom Hiddleston haciendo del hermano malo Loki se robó la película). La sucesora de 2013, dirigida por el veterano de Game of Thrones Alan Taylor, era un popurrí confuso. Este tercer intento es realmente encantador, con Taika Waititi, el director neozelandés independiente detrás de Hunt for the Wilderpeople y What We Do in the Shadows, tratando adecuadamente la mitología nórdica como un trampolín hacia un sinfín de acción y diversión.

En cuanto a Hemsworth, que ya mostró su talento como comediante en la remake feminocéntrica de Ghostbusters, el actor australiano parece liberado gracias a la oportunidad de deshacerse de todo rasgo de gravedad que pudiera tener el Dios del Trueno. Lo primero que desapareció, además del martillo de Thor, fueron sus mechones largos y rubios. Pero antes de arrojar a nuestro protagonista al ring, los guionistas Eric Pearson, Craig Kyle y Christopher L. Yost le dan a la estrella la oportunidad de divertirse como si estuviera en un paraíso cómico. La sensación es contagiosa.

La trama técnicamente se centra en Ragnarok -un apocalipsis que supuestamente significa el fin de los tiempos en el territorio mítico de Asgard- pero es básicamente una excusa para que Thor interactúe con un desfile de desquiciados a la altura de los diablillos de Guardianes de la Galaxia. No estamos adelantando nada si decimos que el metamórfico Loki no está muerto; de hecho está fingiendo ser su padre Odin (Anthony Hopkins). Esto significa que su hermano debe apresurarse a ir a la Tierra para consultar al Dr. Strange (Benedict Cumberbatch) y encontrar dónde está verdaderamente su papá. También esto hace que nuestro héroe sea amenazado por Hela, la Diosa de la Muerte, representada por una deliciosamente depravada Cate Blanchett -es encantador el cuerno que lleva en la cabeza- y quien quiere acabar con el patriarcado de Asgard. En cuanto a Thor y Loki, terminan en el planeta Sakaar, dirigido por el Grandmaster (un Jeff Goldblum absolutamente camp, actuando como si estuviera pasando el mejor momento de su vida). Es este César intergaláctico de segunda línea el que obliga a Thor a enfrentarse a su principal gladiador, que no es otro que Hulk (Mark Ruffalo), un compañero Vengador a quien el Dios describe como "un amigo del trabajo".

Como probablemente ya te hayas dado cuenta, la película es una bolsa de locuras tan hilarantes que te mantenés enganchado aunque la difícil trama enloquezca. Hemsworth y Ruffalo, haciendo doble turno, en el rol de Hulk y de su alter ego de modales moderados, son amigos/enemigos mortales; cuando el último pasa de ser bestia a Bruce Banner es extraordinario. Y también es un placer ver a Tessa Thompson (de Westworld, de HBO) haciendo de Valkyrie, una cazadora de recompensas que le puede romper el culo a Thor, cuando no está coqueteando con él. El elenco entero es brillante, incluyendo a Waititi, quien contribuye con un cameo haciendo del malhablado Korg, una enorme pila de rocas. Sí, quizás haya más monstruos y batallas generadas por computadora de lo que la película necesita. Pero la película mantiene la fiesta de Thor como si el apocalipsis de Ragnarok nunca fuera a llegar. Un buen momento.

(Referencia de puntaje: 4 estrellas - Clásico / Tres estrellas y media - Excelente / Tres estrellas - Bueno / Dos estrellas - Regular / Una estrella - Malo)

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone