rollingstone.com.ar

Coti Sorokin tuvo su noche de gala en el Colón

Con David Lebón, Abel Pintos y Rolo Sartorio como invitados, el compositor llevó su catálogo de éxitos al emblemático teatro porteño

Por Juan Barberis

 
Coti con David Lebón. Tocaron juntos "No dudes". Foto: LA NACION/ Fabián Marelli

"Me acuerdo de un póster de Serú Girán en mi cuarto. Ellos marcaron mi infancia", dijo Coti Sorokin sobre el primer cuarto del show en el Teatro Colón, antes de abrirle paso a David Lebón para tocar juntos la canción "No dudes". El rosarino estaba alcanzando el momento cumbre de una noche diseñada para reivindicar la obra de uno de los compositores clave de la música pop latina de los últimos quince años. "En los ensayos, David me dijo que este tema era como si la hubiera escrito él... y se me bajaron los pantalones", recordó visiblemente emocionado frente a un teatro al límite de su capacidad.

Asistir a un show de Coti es un ejercicio para testear el alcance de este hitmaker que durante años operó desde el anonimato, mientras sus canciones lograban dar la vuelta al mundo engrosando el porte de varias estrellas latinas. Vestido como un maestro de ceremonias de caricatura -con una galera roja, moño rojo, pantalón rojo y chaleco celeste-, Sorokin fue desandando su biografía musical entre largos monólogos y elaboradas versiones sostenidas por una sección de cuerdas bautizada Sur del Sur, y su banda, Los Brillantes. "A dónde van" (una de sus primeras grabaciones, popularizada por Diego Torres), "Diamante" (que cruzó con "Free Falling" de Tom Petty) y "París de tu mano" apuntalaron el inicio del concierto que debió sortear varios problemas técnicos, con un sonido que no llegaba a alimentar el total del teatro.

 
Coti y Abel Pintos en el escenario del Colón. Otros invitados del show fueron Rolo Sartorio de La Beriso y Facundo Soto de Guasones. Foto: LA NACION/ Fabián Marelli

Una versión desenchufada a solas con su bandoneón de "Te quise tanto", viralizada por Paulina Rubio, y otra de "Color esperanza", su mayor éxito, también popularizado por Diego Torres, marcaban el momento más íntimo y despojado del show. El final de ese bloque, en el que Coti se propuso "testear la mejor acústica del mundo", llegó con la presencia de Abel Pintos para cantar a dúo "Andar conmigo" (popularizada por Julieta Venegas) y "Profundidad", en versiones sostenidas por la guitarra acústica de Sorokin y la fragilidad expresiva de Pintos.

El último tramo de la noche apeló al costado más orgánico y rockero de Coti, con el entramado de cuerdas dirigidas por la todorreno Luna Sujatovich (en voces, piano y dirección) y una sección sanguínea apuntalada por el bajista Matías Damato y el tecladista de Turf, Nicolás Ottavianelli. En plan stone, Sorokin le dio paso a Rolo Sartorio de La Beriso ("Varias de sus canciones me hubiese gustado componerlas a mí", dijo Coti al presentarlo) para cantar "Luz de día", e inmediatamente después subió al escenario Facundo Soto de Guasones, para una histriónica y agitadora versión de "Otra vez".

El cierre, con "Nada fue un error", no hizo más que seguir ostentando el oficio de Sorokin para darle vida a éxitos de ADN pop, aunque paradójicamente varios de ellos no logren el mismo efecto irresistible desde el pulso de su creador.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone