rollingstone.com.ar

El fenómeno Dua Lipa pasó sin sorpresas por Buenos Aires

Con entradas agotadas y reventa a precio triplicado, la telonera de Coldplay tuvo su sideshow

Por Denise Tempone

 
La británica Dua Lipa agotó las entradas de su show en Vorterix. Foto: RollingStone/ Anabella Nolasco

Ayer por la noche, Buenos Aires recibió a Dua Lipa con un sold out absoluto, una reventa a precio triplicado y una horda de corazones rotos del lado de afuera de la puerta de Vorterix, intentando escuchar algo del show. Hubo padres en vilo por los empujones en la espera y una efervescencia digna de la maquinaria de Cris Morena que se expresó en el modo en que sus fans cantaron los hits de Lady Gaga y Katy Perry que sonaron antes del show. De alguna forma, la elección de esos hits adelantó la definición completa de la propuesta en vivo de Dua Lipa: un juego totalmente seguro.

La nueva joya del pop británico parece hacerlo todo bien. Canta bien, suena bien y se mueve exactamente como todas las chicas quieren moverse, usando el tipo de ropa que todas las chicas quieren usar ("para salir"). Su mismísima administración de la sexualidad en escena no incurre, como nada en su propuesta, en absolutamente ningún exceso, pero tampoco en ninguna falta. Todo en ella es perfectamente apto para padres acompañantes y llega a ser absolutamente encantador, como cuando manifiesta su constante preocupación porque todos estén disfrutando del show. En consecuencia, no parece haber demasiado margen para la sorpresa.

 
Las versiones en vivo de hits como "Be the One" y "Hotter Than Hell" sonaron idénticas a las de estudio.. Foto: RollingStone/ Anabella Nolasco

Versiones idénticas a las de estudio de hitazos como "Be the One", "Hotter than Hell" y "Blow Your Mind (Mwah)" cumplen, pero probablemente desperdician potenciales ocultos como el de su asombroso director musical, William Bowerman, presente en su formación en vivo como baterista. Bowerman, quien supo lucirse al mando de los proyectos en vivos de bandas como La Roux, logra pasar completamente desapercibido en el aura impecable pero fria y automatica que envuelve a la cantante, sin guiños a otros géneros, mashups ni sorpresas enriquecedoras.

Paradójicamente, esto imposibilita cualquier filtración de ese "algo extra" que promete el aura de alternatividad que se asocia al nombre de la cantante. Aun así, cabe decir que en su primer encuentro con Buenos Aires, Dua Lipa no parece haber decepcionado a casi nadie.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone