rollingstone.com.ar

Coldplay tocó "De música ligera" en "La Plata

En el cierre de su gira mundial, la banda de Chris Martin ofreció un show diseñado para enamorar al público argentino

Por Juan Barberis

 
Coldplay dio un show cargado de golpes de efecto en La Plata. Foto: LA NACION/ Santiago Hafford

"Buenas noches porteños y porteñas, ¡tenemos acá el mejor concierto del mundo para ustedes!", decía Chris Martin en un aparatoso español después de cantar la irresistible "Yellow", la segunda canción del setlist, frente a un Estadio Ciudad de La Plata al límite de su capacidad. Habían pasado sólo unos minutos de show, pero Coldplay ya había puesto a funcionar todos sus recursos para convertir la última parada de su gira A head full of dreams tour -justo en la ciudad donde empezó, allá por marzo del año pasado- en una experiencia visual y emocional cargada de golpes de efecto.

Con el vistoso juego de pulseritas luminosas, llamaradas, pirotecnia de colores, lluvia de papelitos, rayos láser y globos gigantes, el show de Coldplay resulta un espectáculo de alto impacto, un carnaval carioca costoso y futurista, que hace pensar qué sería de todo eso si sólo quedara la música. Entre buenas versiones de "The Scientist", "Birds", "Paradise" y "Fix you", Martin seduce encendido, corriendo y saltando, yendo de la guitarra al piano y capitalizando su porte amable y buena onda; pero termina repitiéndose en su constante demagogia: en un español trabado, saluda a las víctimas argentinas del atentado en Nueva York, asegura que el argentino es el mejor público del mundo y besa una bandera celeste y blanca que después colgará de su cintura hasta el final de la noche.

 
Coldplay vesionó "De música ligera" y Cris Martin se despidió emulando a Cerati: "Gracias totales", dijo.. Foto: LA NACION/ Santiago Hafford

La sorpresa del show fue una digna y calcada versión de "De música ligera" de Soda Stereo -spoileada por los fanáticos brasileros días atrás-, que terminó de enamorar a un público que festejaba y se estremecía ante cada gesto de amor y cercanía del cantante. Martin se animó hasta al grito de "¡Gracias totales!" del final.

Pero había más. Con la banda desplazada hacia un reducido escenario montado en el fondo del campo, después de una versión de "In my place" cantada por el baterista Will Champion, Martin hizo subir a una pequeña orquesta -con violines, piano y bandoneón- para la última sorpresa de la noche. "Este es nuestro tango, es la primera y quizás la última vez que la toquemos", dijo el cantante antes de "Amor Argentina", una tema de aire arrabalero cantado en castellano, con líneas como "Lo siento señor, no hablo español, el idioma del sol, porque soy idiota. Del amor soy explorador" y "Porque este lugar es profundo, hay amor para todo el mundo".

El cierre con "Something Just Like This", "A Sky Full of Stars" y la reposada "Up&Up", una de las mejores canciones de A Head Full of Dreams, preparaba el éxodo con clima de emoción ante el final del tour, que cierra hoy en La Plata.

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone