rollingstone.com.ar

"Luca Prodan dejó un hermoso legado": músicos y amigos recuerdan al líder de Sumo

Calamaro, Katja Alemann y más; a 30 años de su muerte, hablan del hombre que cambió para siempre el rock nacional

 
"Luca Prodan les transformó la vida a todos sus amigos", dice el director de cine Rodrigo Espina. Foto: Estudio Massa

Además de las fotos y los pocos videos que existen de aquellos caóticos recitales de Sumo, una forma de tomar real dimensión del impacto que generó en el rock nacional la aparición de Luca Prodan es a través de músicos y amigos que fueron testigos de esos hitos históricos.

Andrés Calamaro

Luca era un gigante, culto y auténtico, que había visto suficientes recitales en Europa y tenía las cosas muy claras. Era príncipe y mendigo, pero sabía mucho. Tenía una educación exquisita, un corazón distinto y un talento peculiar. El sabía mucho de música, entonces le abrió los ojos a una gran cantidad de músicos y dejó un hermoso legado de personalidad y rock.

Geniol - Clown

Luca iba al frente, nunca arrugaba. Durante un show de Sumo en Cemento, un punk loco revoleó una cruz grandota que se había robado del Cementerio de Chacarita y le partió la ceja a Arnedo. Cuando el pelado lo vio, se bajó del escenario para agarrarlo del cogote.

 
Luca en 1986, fotografiado por Aspix. Foto: Carlos Giustino/Aspix

Katja Alemann - Actriz

La genialidad de luca era que ecualizaba su voz en vivo, por eso, además de ser un cantante maravilloso, se escuchaba tan bien. Tenía una pequeña consola al lado del micrófono e iba manejando el sonido de su voz mientras cantaba. Además de estar siempre concentrado y al palo, la ecualización era parte de su música.

Recuerdo a Luca con cariño, con su clásica botellita de gin al lado de su consola y con ese sonido potente que caracterizaba al grupo. Luca era un caballero, siempre suave y respetuoso. Sufría por el mundo en el que vivía. ¿Qué pensaría hoy, si estuviera vivo?

Andrea Alvarez - Baterista

Luca era la antítesis total de lo que estábamos acostumbrados a ver acá (en aquella época, lo de afuera lo conocíamos por fotos o pasteurizado por la televisión). Era el anti star, pero al mismo tiempo el más star de todos. Era pelado (algo inédito en el rock de acá) y además se vestía mal.

Rodrigo Espina - Director de cine

Luca era mucho más que un músico. En los recitales, era un animal suelto: parecía que habían abierto la jaula del tigre.

Estas declaraciones aparecen en la edición especial para coleccionistas de la Serie Bookazines de Rolling Stone dedicada a Sumo, disponible en los kioscos de diarios y revistas.

COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone