rollingstone.com.ar

Michael Poulsen de Volbeat habla de su fanatismo por el boxeo argentino

Antes de venir al Lollapalooza, el líder de la banda danesa elogia a Carlos Monzón -"Es uno de los mejores de la historia", dice- y cuenta cómo el deporte influye en su música

Por Diego Mancusi

 
Michael Poulsen llega a Buenos Aires para tocar con su banda Volbeat en el Lollapalooza Argentina. Foto: Gentileza TyT Prensa

"Hay uno con el que jamás me metería: el cantante de Volbeat". Eso respondió Phil Anselmo, fanático del boxeo, cuando le preguntaron a qué otro músico no querría cruzarse nunca en un ring. "¡El tipo hace guantes con Mikkel Kessler!", explicaba el ex Pantera, y era cierto: Michael Poulsen, el líder de la banda danesa que viene a la Argentina en marzo para tocar en el Lollapalooza Argentina (el domingo 18 en el Hipódromo de San Isidro y en un sideshow el miércoles 21), más de una vez intercambió golpes con Kessler, tres veces campeón del mundo en la categoría supermediano. "Soy un gran nerd del boxeo", dice, y lo deja en claro a la hora de elegir su peleador local favorito: "Carlos Monzón fue uno de los mejores medianos de la historia".

Lo suyo con el santafesino es familiar. "Me acuerdo de que mi papá ya era un gran fan de Monzón. Definitivamente es mi boxeador argentino preferido". En el mundo de Poulsen, escenario y cuadrilátero se juntan en la pasión: "Uno se puede inspirar mucho en personalidades fuertes como las de los boxeadores. Muchos de ellos tuvieron una vida difícil, se criaron en las calles, son gladiadores. Intentan sobrevivir de la manera más extrema: peleando. Eso es lo que uno aprende de ellos: pelear por tu vida. De la misma manera, muchos boxeadores encuentran motivación en la música. Tengo amigos boxeadores que me dicen 'escucho tu banda cada vez que entreno'. Para mí eso es buenísimo. Es de ida y vuelta".

 

Un boxeador vieja escuela, clandestino, a puño limpio ocupa la portada de Seal the Deal & Let's Boogie (2016), el álbum que vienen a presentar a Buenos Aires, el mismo que terminó de convertir a Volbeat en una banda popular en todo el mundo . Disco de Platino en su Dinamarca natal y en Austria, Disco de Oro en Alemania, puesto Nº 4 en el Billboard 200 estadounidense, el secreto del éxito de este sexto trabajo del grupo es haber perfeccionado su fórmula que conjuga sonidos ásperos con estribillos gancheros. Y todo, dice Poulsen, sin intención: "Nunca escribimos canciones para la radio: resulta que hacemos canciones radio-friendly. Tenemos un sonido distorsionado, pero también tenemos melodías, y eso es algo con que los oyentes se sienten cómodos". Como pasa en el box, los años de práctica potenciaron la capacidad de Poulsen para escribir canciones redondas y efectivas: "En este disco hay temas que quería escribir pero no tenía la habilidad hasta ahora. Cuando empezás, en algún rincón de tu mente sabés que tenés el talento pero no todavía no lográs mostrarlo. Tenés que ensayar, volverte mejor y mejor. Yo escucho mucha música melódica de los 50 y mucho heavy metal, y como compositor quiero combinar las dulces melodías de los 50 con los sonidos pesados. Y con el tiempo me volví bueno en eso".

Desde 2013 Poulsen tiene un segundo de lujo: Rob Caggiano, ex Anthrax, entró al grupo para producir y meter algunos solos en el disco Outlaw Gentlemen & Shady Ladies y terminó quedándose como miembro estable. "Rob es un guitarrista extremadamente talentoso. Sería estúpido no usar todo lo que tiene para dar", dice el líder. Eso también contribuyó para hacer de Seal the Deal & Let's Boogie un disco casi infalible: la sensación de real colaboración. "Ahora cuando escribo música dejo espacios para Rob y le digo 'esto tiene tu nombre escrito por todos lados, mostrame lo genial que sos con la guitarra'. Todos en la banda son buenos en lo suyo. Cuando escuchan una canción dan lo mejor de sí para que se convierta en una canción de Volbeat."



COMPARTILO
En esta nota:
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone