rollingstone.com.ar

'The Walking Dead': Todo lo que tenés que saber antes de que regrese la Octava Temporada

Desde dónde dejamos a nuestros héroes hasta lo que pasó con Carl, una guía para refrescar la memoria antes del estreno de la segunda mitad de la Temporada 8



Incluso si sos uno de los espectadores más fieles de The Walking Dead, sería entendible si te encontraras entrando al estreno de la segunda mitad de temporada (el 25 de febrero) con un recuerdo bastante vago de qué diablos pasó en el programa durante el último otoño. El productor, escritor y (ahora ex-) showrunner Scott M. Gimple decidió pasar ocho episodios sólo con un par de días en la vida de Rick Grimes y sus aliados Alejandrinos, en el momento en el que lanzaban su lento ataque a Negan y los Saviors. Cuando la temporada llegó a su mitad, lo único que habíamos visto desarrollarse, semana tras semana, fue un montón de movimiento progresivo y lealtades sutilmente cambiantes en esta "guerra sin cuartel".

Sí, hubo partes lentas. Hubo partes sanguinarias, y directamente perturbadoras (nos referimos a vos, "Some Guy", que fue un episodio difícil). Y hubo partes muy importantes en el panorama general de lo que va a pasar con nuestro grupo de hermanos y hermanas que pelean para sobrevivir ante tiranos, terrores y zombies dientudos. Aquí está todo lo que tenés que saber mientras te preparás para lanzarte a las profundidades de la Temporada Ocho de TWD. Las cosas se pusieron feas -y están a punto de ponerse más feas.

1 Carl está en problemas... y Rick está enojado

Al final del último capítulo de la temporada del pasado otoño, Rick regresó a Alejandría, donde encontró a su gente apiñada en un refugio subterráneo, todos preocupados por su hijo Carl, que tenía una horrible mordida de un zombie en la panza. (Sin revelar demasiado, el estreno de la segunda mitad de temporada se refiere al destino final del adolescente. Los espectadores no tendrán que esperar al fin de la primavera para saber lo que pasó).

Pero, igual de importante: dejamos a Rick ante la peor situación que podría haberse imaginado, todo porque sus tropas no creyeron en él. Su intrépido líder había armado un plan sólido para vencer a los Salvadores, con un ataque sorpresa por múltiples frentes y luego un sitio al Santuario y una conversión de sus fuerzas vivas. Pero Daryl y Tara se quejaban de toda la espera que implicaba -al igual que de la falta de matanzas vengativas-, lo cual los llevó a tratar de acelerar el juego. Mala idea.

Como resultado de ese toqueteo, el enemigo ahora se liberó, Alejandría está en llamas y Carl... bueno, cuando terminó la primera mitad de la temporada, se estaba desvaneciendo rápido. Antes de que los buenos pasen a su próxima batalla, van a tener que pensar en lo que salió mal.

2 Ezekiel finalmente se está volviendo a despertar

Uno de los mayores bajones de la primera mitad de la Temporada Ocho fue ver a uno de los personajes más inequívocamente queribles de The Walking Dead -el amable y ostentosamente teatral King Ezekiel- sufrir un revés en el campo de batalla que dejó muertos a su tigre (¡no!) y a gran parte de su ejército. Desde entonces, el regente ha estado inmovilizado y abatido, carcomido por la culpa de haber desilusionado a tanta gente que confió en él.

Los fanáticos del alegre rey del Reino tenían miedo de que estuviera destinado a seguir el arco que Carol y Morgan y muchos otros personajes super-cool de TWD habían atravesado antes: pasar meses malhumorados e incompetentes. En su lugar, en el último capítulo de la primera mitad de temporada, el Rey repuntó, salvando al resto de sus súbditos, peleando contra los Salvadores que habían llegado para capturarlo. Es una señal alentadora de que quizás tengamos al Fantástico Ezekiel -y no quedarnos con el Ezekiel Traumatizado, mirando al horizonte- por el resto del año.

 
La octava temporada vuelve el 25 de febrero. En Argentina se puede ver por Fox. Foto: Gentileza Fox

3 Maggie está cada vez más ruda

La futura madre Maggie Greene se ha puesto cada vez más ferozmente maternal, ahora que se acerca su fecha de parto, tratando a toda la Hilltop como a su guardería. Aunque accedió ante la insistencia de Paul "Jesus" Rovia de que la comunidad alojara y alimentara a prisioneros enemigos, la nueva líder ahora los está manteniendo acorralados, temiendo constantemente por sus vidas. Ya ejecutó a un Salvador como una exhibición de fuerza; y la señorita está manteniendo al antiguo líder de la colonia, Gregory, encarcelado, en venganza por haber trabajado con Negan.

Maggie está enojada, es malvada y con su propio territorio a cargo, ya no se siente necesariamente obligada a seguir las órdenes de Rick. Su situación podría volverse especialmente intensa e interesante en las próximas semanas.

4 Eugene es... algo

Una de las historias más fructíferas de esta temporada involucró al cobardemente genio Eugene Porter, quien se vendió a Negan a cambio de seguridad y comfort. Pero se sigue considerando como un buen tipo, ayudando a sus antiguos amigos cada vez que puede. La última vez que lo vimos, nuestro hombre con corte cubano acababa de idear un plan para ayudar a los Salvadores a escapar del Santuario, que fue sitiado por los zombies. Pero también ayudó al enfermizo Father Gabriel a escaparse con el Dr. Carson.

¿Es nuestro Sr. Porter otra vez un héroe, o quedó permanentemente marcado como un villano cuando se cambió de lado? La negativa del programa a contestar esas preguntas definitivamente fue una jugada inteligente, dándole una dosis extra de tensión a cada escena con el oportunista ampuloso de Josh McDermitt.

5 Los aliados (y el enemigo) están peligrosamente dispersos

Si todo hubiera salido como quería Rick, el Santuario no estaría al borde de rendirse, Negan habría sido ejecutado públicamente, y todos los puestos de avanzada de los Salvadores habrían sido saqueados. Para lograr esto, nuestro colectivo de hombres buenos se dividió en distintas fuerzas según su misión, lo cual implicó que cuando todo empezó a ponerse feo, hace un par de episodios, la falta de comunicación y de mano de obra exacerbó la escalada de problemas.

La buena noticia es que los Saviors están igual de disminuidos y de aislados, incluso luego de que Negan y mucha de su gente se hayan escapado del bloqueo macabro de Rick. Pronto van a volver a juntarse, seguramente. Pero también nuestros héroes. Y Daryl promete que cuando todos estén de vuelta reunidos: "Vamos a ser su peor pesadilla".

6 Hay varios comodines que aún no se han jugado

Por lejos, el desvío narrativo más tonto de The Walking Dead del pasado otoño fue cuando Rick hizo una pausa de su control sobre el ataque multi-frente para hacer un último intento para sumar a los Carroñeros. Lo capturaron y tuvo que pelear contra un guerrero muerto vivo; y aún después de presionar a Jadis para que lo acompañe en un viaje a ver lo que había pasado con el Santuario, ella y su equipo se escaparon en cuanto vieron que el sitio de Rick había fracasado. Ay...

Sin embargo, el regreso sorpresa de los Carroñeros fue un recordatorio de que todavía están ahí -y muy armados. También, en el final de la primera mitad de la temporada, Aaron y Enid viajaron a Oceanside para hacer las paces, y se toparon con otro encuentro violento con el enclave matriarcal. En otras palabras, hay más clanes que la coalición de los Salvadores y los Alejandrinos. En algún momento, quizás tengan algún papel en cómo termine esta guerra... y en lo que pase después.

7 Se acercan días de tumbas

En el primer episodio de esta temporada, vimos un flash-forward de un Rick consternado frente a un lugar de sepultura. Esa misma imagen reaparece en el estreno de la segunda mitad de la temporada. ¿Es una parcela recientemente excavada para Carl? ¿O para otra persona? A donde sea que se dirige la historia esta primavera, claramente va a implicar momentos oscuros y pérdidas trágicas.

La mayor pregunta del equipo creativo de The Walking Dead puede que sea: ¿es un buen momento para regodearse en la desesperación? Los ratings de la última temporada bajaron a un solo dígito por primera vez desde la Temporada Tres, y el último episodio de la primera mitad de temporada tuvo el peor número Nielsen desde el segundo año. Los fans del programa quizás merecen alguna señal de esperanza, para mantenerse enganchados hasta la temporada nueve.

¿Y quién sabe? Los próximos ocho episodios quizás finalmente traigan algo de luz. Pero ahora no hay más que nubes en el horizonte.

Noel Murray

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone