rollingstone.com.ar

P&R / Qué decís

Debbie Harry

"Sí, ya estoy vieja." El símbolo de la new wave de los 80, que llegaría para un gran festival en Buenos Aires, evoca sus años más fiesteros.

The curse of blondie ("La maldición de Blondie"), el segundo álbum de estudio de la banda tras un parate de dieciséis años, es una ensalada de estilos: caben desde "Hello Joe" (un discordante homenaje a Joey Ramone) hasta "Magic" (basada en una canción folclórica japonesa), deteniéndose en "Good Boys". Ahí la f rontwoman Debbie Harry oscila entre un rap que recuerda a "Rapture", el gran hit de Blondie en 1981, y los tonos agudos y enojados que ofreció en "Heart of Glass", su otro clásico. La decisión de lanzar The Curse en los Estados Unidos se tomó recién después de que "Good Boys" se convirtiera en uno de los temas más calientes y bailados del invierno europeo. Recordar, evocar el pasado, dice Debbie, "me hace darme cuenta de que sí, ya estoy vieja", pero si uno se deja guiar por su aparición en el Late Show With David Letterman , en marzo pasado, debe pensar que Harry sigue siendo una presencia imponente, con mucho más sex-appeal que muchas de esas chicas a las que dobla en edad.

¿Cuál fue el primer álbum del que te enamoraste?

I Like Jazz , una compilación donde tocaban Fats Waller, Paul Desmond y varios pesos pesados del jazz de los años 50. Yo no tenía mucha plata para gastar en discos y en esa época no se podían bajar temas de internet. Entonces lo que hacía era escuchar mucha radio.

¿Tenías una radio en tu cuarto?

Sí, una radio muy chiquita, tenía que pegar mi oreja al parlante. Los djs de las radios eran bastante freakosos , especialmente los que pasaban música bien tarde. Cosas de funky, de soul, algo de rock. Era lo mejor. Yo me la pasaba escuchando la radio.

¿Y qué te pasó cuando escuchaste a Blondie en la radio por primera vez?

Me acuerdo que íbamos caminando por la calle con Chris [Stein, el guitarrista de Blondie], y alguien pasó con la radio del auto sonando bien fuerte. "¡Qué bien suena eso! ¡Pero somos nosotros!". Fue muy lindo. Creo que el tema era "Rip Her to Shreds"... Hace dos días fui a la lavandería y en la radio pasaron "Rapture". Todavía suena bien.

¿No creés que tu tema "Rapture" tiene influencia en la historia del hip hop y el rap?

En lo creativo, tuvo algo en particular: fue el primer tema de rap que tuvo su propia música original. Comercialmente, hizo que el rap fuera viable para el mainstream , para los charts. Pero tampoco creo que haya tenido una influencia tremenda. Yo estoy muy lejos de ser una rapera y las grandes raperas y raperos me fascinan.

¿En quién estás pensando?

En Missy Elliot y en Lil’ Kim, en Ludacris, en 50 Cent. El trabajo rítmico que hacen con su fraseo es increíble.

¿A qué músicos te gustaba más atender cuando trabajabas como moza en Max’s Kansas City?

A Janis [Joplin], que pedía un lomo y apenas probaba dos bocados. Los Jefferson Airplane eran simpáticos; siempre pedían costilla de cerdo. ¿Cómo se llama el de Traffic? Sí, Steve Winwood. Era muy lindo. Mmm... Podés ponerlo en la lista de los más sexies de aquella época.

Así se hará. Tu influencia en el style es innegable. ¿Quién es según vos la cantante mejor vestida?

¡Pink! No es del todo femenina, pero su estilo es muy excitante. A Christina Aguilera no la entiendo. Con cada cambio de vestuario pierde su identidad.

¿Cómo llegaron al nombre "Blondie"?

Chris vivía en la esquina de la Primera Avenida y la Calle 1, en Manhattan, y yo iba caminando a su casa a escribir canciones. En las últimas cuadras escuchaba voces que me decían: "¡ Ey, blondie ! ¡Ey, rubia!". Hasta que me dije: "Lo tengo". Porque justo estábamos buscando el nombre de la banda.

¿Hay alguna palabra que te enorgullezca haber incluido en una canción?

Sí. En "Picture This" hice rimar "solid" [sólido] con "wallet" [billetera]. Ahí me dije: "Bien, las cosas están empezando a funcionar" [risas].

¿Cuál fue la fiesta más loca a la que fuiste, allá lejos y hace tiempo?

Ibamos a unas "fiestas de loft" bastante locas. Me acuerdo de una, aunque no sé si fue un pre o pos-dancing. Lo que sí, duró muchísimo tiempo. Fue en el Bowery, justo cuando Blondie estaba empezando a escucharse. El dueño del lugar que alquilábamos era una especie de drag queen bastante loco. Le encantaban los Hells Angels y siempre estaba vestido de motoquero. El loft estaba encima de una licorería, así que tuvimos una borrachera con Night Train [un vino norteamericano famosamente malo]. Y estábamos a una cuadra del cbgb, así que te podés imaginar cómo siguió la cosa. Cuando la fiesta terminó, habían desaparecido todas nuestras grabaciones.

Por Austin Scaggs
COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone