rollingstone.com.ar

Aquí está...

The Black Cat Bone

La buena racha de TBCB apenas está empezando, en Rock al Parque dejaron en alto el nombre del rock clásico y ahora les espera la celebración del lanzamiento de su primer disco

La tarima principal de rock al Parque tiene un retraso aproximado de una hora. Es lunes, 4:40pm, cielo parcialmente nublado. La primera fila del público agita una bandera negra con un "Black Cat Bone" en letras blancas. Es la misma bandera que sale en la página web de TBCB, la misma que los acompañó en la edición pasada del festival. Se abre el telón negro y, sin más ni menos, lo que los asistentes reciben, es una inyección pura e intensa de Rock & Roll. TBCB es la clase de banda, rara vez vista, que no necesita montar un show de disfraces y maquillajes, que no necesita camuflarse detrás de una pared de distorsión y ruido; es la banda de cuatro rockeros con increíble talento y una trayectoria que les da seguridad. Desde su primer sencillo, que les sirvió como tarjeta de presentación junto a un video producido por el canal local bogotano CityTV, "Here Today, Gone Tomorrow", hasta la canción actual que rota en cuanta emisora se le mida, "Shout it out", TBCB ha dejado claro que tiene como fuerte principal su música.

Después de Rock al Parque, Carlos Reyes [bajo], Mauricio Leguízamo [voz, guitarra], Juan David Bernal [guitarra] y Gustavo Forero [batería] se dedicarán a planear el concierto de lanzamiento para su primer disco The Black Cat Bone. En 12 canciones hay espacio para el rock, el country ["Heyday"], el blues ["I got my mojo workin"] y hasta para la música andina ["La Villa"]. Debido a enredos legales respecto al nombre de la banda [hay varias agrupaciones, una siendo dueña de la patente, con este nombre], TBCB estuvo a punto de tener que re-bautizarse. Gracias al consabido "The" que prefirieron agregarle a su nombre, porque ya contaban con una cantidad considerable de fans a quienes no querían confundir, ahora, por fin, pueden gozar de su banda sin preocupaciones. TBCB nació durante los miércoles de blues en el bar Crab's. Pero las raíces de cada integrante influyeron en el característico sonido que tienen hoy. Juan David, aunque influenciado por el hard rock de los ochenta y Nirvana, tocaba en Black Mass, una banda de rock progresivo. Gustavo, el más cross-over de la banda, tocó desde funk y música norteña hasta metal como miembro de Rapunzel y Kraken. Carlos oía Iron Maiden y The Eagles, luego abrió su bar de blues Bajo Mississippi, tocó en Moby Dick, su banda tributo a Led Zeppelin, y finalmente fue bajista de la banda metalera Agony [como dato curioso, Carlos cuenta que en 1997 le propuso la música de "Here Today, Gone Tomorrow" al resto de Agony pero, "eso a ellos les parecía un chiste, no era suficientemente malvado..."]. Mauricio, por su parte, empezó con su banda de power metal, Blutsauger, y después incursionó en el blues en Bajo Mississippi.

Antes de que la cortina de la tarima principal se cerrara [tal vez antes de tiempo, se habían acordado 40 minutos de toque y a los 29 cayó el telón] TBCB se disparó en un fluido medley de covers. Lo genial de esta tangente musical no sólo fue el haberla incluido dentro de "HereToday, Gone Tomorrow", sino que además dio en la vena del gusto de cualquier rockero que hubiera en el público. Tocaron "No more tears" de Ozzy Osbourne, "Whole lotta love" de Led Zeppelín y "Wrathchild" de Iron Maiden.

Días después del festival Carlos dice: "Nuestra presentación fue muy buena porque la banda la botó con toda y literalmente encendimos la tarde. Creo que volvemos a lo básico del Rock & Roll, que es curiosamente de lo que menos ha habido en Rock al Parque. Por eso el año pasado los enloquecimos con "Highway to Hell". ¿Cómo es que en un festival de rock no había sonado rock crudo a lo AC/DC? Aquí en Colombia el rock se ha fusionado mucho, al punto de que cualquier canción interpretada con guitarra eléctrica recibe la etiqueta "rock". El festival es un espacio muy importante, somos nosotros, las bandas, quienes debemos hacerle honor presentando algo digno para el público. Yo estoy de acuerdo con Celia Cruz: para aquellos que se quejan tanto, bahh!!! para aquellos que nos contaminan, bahh!! Sintámonos orgullosos de nuestra ciudad y del festival".

Tal vez sea esta buena onda la que le ha permitido a TBCB conquistar público, y no siempre público hecho para el rock. Mauricio me habla del, "día que pusimos a bailar al ex presidente Ernesto Samper y la actriz Amparo Grisales con «Highway to Hell» en un bar en Usaquén".

Entre otras anécdotas que han ido acumulando, está la vez que unos jóvenes le pidieron su primer autógrafo a Mauricio en el funeral del papá de su primo o la noche de los premios Shock en que TBCB se presentó y unas niñas gritaban "¡Leguízamo!", pero se lo gritaban a Carlos.

Juan David recuerda haber sonado terrible una noche en la que, "nuestro ingeniero, para desgracia nuestra, era el más borracho del bar, el público lo tenía que tener para que no se cayera encima de la consola". Gustavo le regaló hace varios meses su única camiseta de TBCB a una niña que dijo haber viajado 18 horas desde Boyacá para verlos tocar en Crab´s y Carlos no olvida la vez que se topó con un fan ensombrerado en un toque en un parqueadero del centro de Bogotá y al preguntarle por el sombrero este le dijo que para poder quitarse el sombrero [ante TBCB] había que ponérselo primero.

TBCB reconoce y sabe que sin sus fans no estaría tocando y que sin su apoyo no habría podido sacar The Black Cat Bone. A la hora de componer los temas para su primer álbum, los cuatro se basaron en sus vidas personales. "Get a Life", por ejemplo, aunque tiene letra escrita por Mauricio, es el reflejo exacto de la vida de Juan David; la versión de "I got my mojo workin" [original de Preston Foster] empezó siendo una clase de canción mascota que tocaban improvisando en Crab´s, "hasta que se convirtió en tema obligatorio en vivo y Mauricio le añadió una línea a la letra [ya que no sabía] qué decía la original", cuenta Carlos.

El toque personal de TBCB es lo que los hace más que una agrupación colombiana de Rock & Roll que canta en inglés. Según Juan David, "En la banda se ve la influencia de cada uno, no sólo a nivel de composición de temas sino además en la interpretación de los instrumentos. Por ejemplo, Carlos tiene una actitud muy metalera , así esté tocando un blues, y es eso precisamente lo que le da el sonido particular a la banda". Carlos añade que en TBCB no se "cierran las puertas a nuevas ideas, pero estamos más montados en la tradición que en el afán por inventar algo nuevo. Ya lo inventaron en el Mississippi y, por cierto, les quedó muy bien. Esta música es patrimonio de la humanidad, sólo la hacemos a nuestra manera, en 2005".

A su manera lo hace Mauricio que habla de un concierto en el que empezaron, "tocando una canción llamada «No one can forgive me but my baby», de John Hammond Jr. Un blues acústico de los que les gusta a mis papás. No me preguntes cómo, pero terminó siendo una versión metal a toda, doble bombo, guitarras en volumen 10, la locura. Y lo mejor de todo es que sonó perfecta. Hubo una magia que mostró perfectamente la evolución del blues al metal ese día, todo en una improvisación en un bar demente. Y la gente tuvo mucho que ver. La gente indirectamente pidió que lo hiciéramos. De eso se trata TBCB".

¿Cuál es la gran meta o el gran sueño por cumplir con TBCB?

JD: Ser una banda que se encargue de mantener el Rock & Roll en el sitio que siempre se ha merecido.

GF: Lo que todos buscamos es que nuestra música se conozca en todas partes. Seria muy bacano lograr ser los primeros en representar a Colombia ante el mundo en la escena del Rock & Roll. Obviamente poder vivir de esto algún día...

CR: Darle a Colombia la banda de Rock & Roll que no tiene y que nunca ha tenido. Llegar a las grandes ligas de esta tradición con el mérito de provenir desde Colombia.

¿Cuál fue la fase más difícil en el proceso de sacar este disco?

GF: Indiscutiblemente la parte legal del asunto, lo del nombre y los derechos del mojo ["I got my mojo workin"]... eso nos quitó bastante tiempo. Afortunadamente no tuvimos ningún tipo de presión y logramos hacer todo como era y en su debido orden. Las leyes no se hicieron para TBCB.

¿Qué aprendieron al grabar este disco?

ML: ¡Lo que NO hay que hacer!

GF: Aprendimos a ver el negocio desde el punto de vista de productor, no del cliente. En Colombia la gente saca trabajos al mercado preocupándose únicamente por lo que la gente ve. Se piensa que grabar, hacer un buen arte y tener un buen sello es lo que importa. Resulta que detrás de eso hay mil vainas que son igual de importantes o tal vez más. Creo que esa es una razón por la que la industria en Colombia no despega. Los artistas generalmente no se toman el tiempo para estudiar la parte legal y comercial y terminan cometiendo errores que hacen que los proyectos colapsen.

CR: Yo aprendí que debo hacerle más caso a mi instinto. Hubo cosas que no me gustaron y que sabía que no me iban a gustar pero a veces las opiniones externas lo enredan a uno. Me parece que quedó lo mejor que podía haber quedado. Prefiero ser felizmente insatisfecho que mediocremente conformista. Igual esto lo he leído en mil entrevistas a artistas, sólo que esta vez lo estoy viviendo en carne propia. También confirmé que a mí la tecnología me aburre y que los sonidos procesados son una mierda. Mi sueño es ir a grabar en Nashville, totalmente análogo y en vivo, como hacía Elvis.

¿Qué responderían si alguien les dice "Rock & Roll is dead"?

JDB: Le diría que tiene que ver a TBCB en vivo.

GF: Get a life!

CR: No shit... I thought I was alive!

ML: Les diría que entonces soy un muerto viviente [haciendo el popular gesto de los devil horns con mi mano derecha en su cara].

¿Qué han sacrificado para estar en esta banda?

JD: Cuando decides que el Rock & Roll va a ser tu vida, arriesgas y sacrificas tu vida misma porque es una vida bastante incierta, es decir, si no resultara mi vida de esta forma, no se de qué otra podría ser. Te das cuenta que el tiempo pasa y que se te va pasando la edad para hacer otras cosas, es decir que llega un punto en el que o la logras o te frustras por un buen rato.

GF: Se ha trabajado muy duro. Tocar hasta las 2 o 3 de la mañana para levantarse a las 5 a trabajar no es muy fácil. Tal vez eso es lo único realmente duro del cuento.

CR: Más bien es mi familia la que ha tenido que sacrificarse al aceptar a un esposo y un padre que está ausente en muchas ocasiones físicamente y en otras tantas mentalmente por andar en esto, [que] no ha comenzado a generar ingresos.

ML: Todo. Dejé una prometedora carrera como ingeniero eléctrico para perseguir el sueño del Rock & Roll. Mucha gente dice que estoy loco, pero poco a poco les compruebo que se equivocan.

Por Astrid Harders
COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone