rollingstone.com.ar

El maestro del levante

Un periodista de RS se convirtió en escritor de éxito mundial respondiendo la pregunta más difícil: cómo conseguir chicas

Por Ernesto Martelli

Escribi quince años sobre música, salí de gira con Mötley Crüe y Marilyn Manson, pero lo que pasó este año es increíble: me convertí en un referente, en una celebridad. Es muy divertido." El que describe la transformación es Neil Strauss, periodista musical de New York Times y ROLLING STONE, que no sólo se convirtió en escritor de un best-seller sino también en un verdadero "artista del levante", como él mismo se define. Es más: salió de gira por el mundo en el rol de MDLS, según las siglas en castellano: "Maestro de la seducción".

La historia es así: él era un TTF (tipo totalmente fracasado), el rótulo para definir a cualquier joven medio (inseguro en su trato con las mujeres, sin demasiada confianza en sí mismo a la hora de encarar y con la autoestima en estado de montaña rusa permanente). Un editor le encargó rastrear una tribu nueva, en pleno crecimiento: la de gente que cuelga en internet sus consejos sobre cómo conseguir chicas, la de gurúes que dan cursos sobre el tema, la de una gran cantidad de perdedores dispuestos a pagar hasta 500 dólares por un puñado de coordenadas útiles que pretenden patentar la fórmula de la felicidad en la vida nocturna. "El momento más difícil de mi vida fue ése -dice Strauss-, cuando tuve que asumirme yo también como un ignorante y mandar mis 500 dólares por correo para inscribirme en el curso de un tal Mystery, el más famoso de los maestros de esta disciplina."

El libro resultante, conocido en castellano como El método (The Game en el original), es una mezcla de manual de autoayuda para buscadores de certezas en su acercamiento a las chicas, relato de no-ficción y ejercicio de nuevo periodismo (una primera persona dispuesta a sacrificar hasta su identidad por obtener una gran historia), todo acerca del siempre enigmático arte del levante. En ese recorrido, Strauss, así, a secas, desde ser un periodista invitado que pasa inadvertido en las fiestas de los famosos de Hollywood hasta convertirse en Style -tal el apodo que recibe en la comunidad de la seducción-, el tipo que da consejos a los nuevos alumnos.

En las primeras páginas del libro, él se describe así: "No soy muy atractivo.Tengo la nariz demasiado grande para mi rostro. Soy más bajo de lo que quisiera ser. O sea, para mí, conocer chicas no es algo que resulte fácil. Ni siquiera puedo ofrecer mi fama. Sólo tengo mi inteligencia y eso es algo que, a primera vista, es difícil de apreciar". Trescientas páginas y unos seis meses después, un tal Thunderbird, participante activo de la comunidad del levante, dice esto: "Se ha abierto el debate sobre quién es el mejor maestro de la seducción. Hay muchos egos involucrados pero no hay ninguna duda: Style es definitivamente el mejor. Es alguien a quien admiro y temo al mismo tiempo".En el medio, Strauss se dedicó a aprender. "Lo más difícil es mirarse a uno mismo objetivamente, críticamente. Asumir que nos hemos comportado mal, que nos hemos dejado vencer por la vergüenza, que nos hemos dejado intimidar por las mujeres." sostiene antes de apuntar que "el método" no es engañar sino trabajar sobre la autoestima y las fantasías femeninas.

En su faceta periodística pudo probar algunas de sus nuevas artes -que combinan hipnosis, psicología y sentido común- con figuras a las que entrevistó para ROLLING STONE, como Courtney Love, con quien terminó conversando en la cama, e intercambiar trucos y consejos con un sex symbol como Tom Cruise. "Descubrí algo curioso: cuanto más bella o famosa es nuestro objetivo, más difícil es el acercamiento pero más fácil es el éxito.

"El propio Strauss, o Style, que ya prepara otro libro y ofrece a su legión de seguidores un desafío desde su página web -www.stylelife.com-, decide terminar la charla con un consejo: "Todo pasa por uno mismo: mejorar el aspecto, ser más seguro y conocerse mejor: tanto los defectos, para disimularlos, como las virtudes, para hacerlas visibles. ¿Suena fácil, no?"

COMPARTILO
 Notas mas leidas
PUBLICIDAD
Revista Rollingstone