Último momento

 

Leer en

 

 

El aplauso de Friends

Publicado: 12.11.2010 | 16:53

 

Para darle a este último post un sentido, más allá del inevitable mariconeo colectivo de la despedida, hagamos un juego: además de comentar lo que queramos sobre este fin que -como dice Sabina- no maquilla un hasta luego, mencionemos cada uno un personaje recurrente de Pop Life, uno de esos que pasaron mil veces por las ¿páginas? de este blog, esos que los recién llegados miran de reojo preguntándole a ustedes de qué carajo se ríen y a mí si me pagan por semejante pelotudez ininteligible.

Arranco yo con un par de los más obvios: El Fantasma de la Mitad que se Murió de Bret Michaels y El Pato Mesías. Completemos la lista entre todos.

¿Y entonces qué, Mancusi? Bueno, el título del post es una pista. Pero no nos adelantemos, ya vamos a llegar.

Primero, las formalidades que no por tales dejan de ser necesarias. El agradecimiento gigantesco a El Jefe, cobijando bajo esta figura de autoridad a Ernesto Martelli e Iván Adaime que confiaron en mí en un principio para arrancar con esto, pero también a todos los que trabajan y trabajaron en Rolling, que me dejaron laburar durante dos años y tres meses con la más absoluta de las libertades (creo que ni hace falta aclararlo, pero igual quiero comentarles que en todo este tiempo JAMÁS tuve un "che, tratá de cambiarme esta palabrita" o "no, mirá, con ese tema no jodamos"… no sé en cuántos medios se podrá trabajar de esa manera, realmente).

Y luego, cómo no, otro reconocimiento enorme para ustedes, los lectores. Más allá de la repercusión y de qué los números digan que Pop Life fue asiduamente visitado, lo que más me enorgullece es que hayamos demostrado entre todos que hay mucha, mucha gente que sabe combinar el humor con la inteligencia. Hemos partido de temas generalmente frívolos para llegar a comentarios de una agudeza sublime, más allá de que, cuando las cosas se pusieron serias, concretamos debates de esos que lamentablemente ya no se leen muy seguido. Inflo el pecho por la comunidad que se congregó alrededor de Pop Life, señores, y lo digo sin ninguna pretensión de demagogia.

Los objetivos siempre fueron tres. Primero, pagar el alquiler, pa´ qué les voy a mentir, y tal logro se ha alcanzado satisfactoriamente. Segundo, hacerlos reír, pero -como dijo alguna vez el maestro Alfredo Casero- no desde un "je, que pillo este Mancusi", sino con un "AJAAJAJJUUUAJAAPFFFF" violento, salvaje, que les saliera de las entrañas y les hiciera escupir el café contra la pantalla (si se cumplió ese lo dirán ustedes, no yo). Y tercero, tratar de dejar instalado algo memorable. No digo inolvidable, pero si alojar un cachito de boludez poplifera en algún rincón oscuro y roñoso de ustedes por la mayor cantidad de tiempo posible. Y ahí es donde se explica lo de los personajes y lo del título del post: ¿vieron que cuando repiten Friends por estos días, a casi diez años de haberse terminado la serie, no podemos evitar hacer el aplausito que viene después de "so no one told you life was gonna be this way" en la canción de la apertura? Bueno, no sé si este chiste va a durar diez años, pero la idea es esa: que cada vez que escuchen hablar de Manowar, El Baterista de Def Leppard o Stephen Hawking de ahora en más, sientan la imperiosa necesidad de esbozar una mínima sonrisa pensando en lo bien que la pasamos alguna vez acá. Veremos si se cumple.

Por lo pronto, seguimos en contacto por Twitter,Facebook o mail a elmaildepoplife(firulo)gmail.com

Y para despedirnos a lo grande, un emotivo cover al estilo Pop Life de un tema de Macca, como para redondear esta semana que ya de por sí viene bastante redondita, con un Beatle tocando en Buenos Aires y el Rojo en la semifinal de la Sudamericana. Nos vemos por ahí, señores. Abuante.


Pop Life vio a Paul McCartney

Publicado: 11.11.2010 | 17:25

 

Frutillita ideal para este gran postre colectivo que fue, es y será (hasta mañana) Pop Life, no podíamos mantenernos al margen de la visita de Macca, aún cuando quien esto escribe siente que los Beatles no inventaron nada y que los verdaderos revolucionarios del rock en los años ’60 fueron los Dirty Bidets, oscura banda británica cuyo single debut (y despedida) "Go Fuck a Goat" fue comprado y posteriormente tirado a la basura por ocho personas, cinco de ellas de ascendencia mormona (como verán, estoy haciendo mérito para que los taringueros sigan entendiendo todo literalmente y se indignen con lo que queda de mí).

Previo a asistir al concierto tuve que superar ese escollo llamado Roberto, quien ya pasó por las fases de negación constante, ACV, aceptación, frío, sueño y miedo. Ahora sólo se manifiesta, simplemente, con la soltura y la excentricidad de una persona cualquiera que viva en Hurlingham.

MANCUSI: Roberto, eh, viejo zorro, dame una entrada antes de que me vaya.
ROBERTO: Andate a sobar la renegrida torcaza de tu tía la malparida que se sienta arriba un palo encerado a mirar cómo se entroncan a tu prima la rapidona veneradora de angoleños de Viagra. Y ni una coma te pongo.
M:
R: ¿Vos quién sos?
M: Mancusi.
R: Hola Miguel.
M: Nah.
R: Bueno, tomá una entrada.
M: Graciavó.

Llegué en el mismo bondi con la Asociación de Rolingas Profesionales del Conurbano Bonaerense, quienes se dirigieron en caravana al Monumental y al llegar, miraron bien y dijeron "uh, cualquiera, que boludos", para emprender retirada nuevamente con sendos sambuches de salchichón en las manitas. Habiéndole dado el último VIP de prensa a Mariano Grondona, los organizadores se vieron obligados a hacerme entrar por una puerta lateral cerca de la cual, hasta ayer, Cappa todavía seguía agarrado a la pared mientras dos monos intentaban sacarlo por la fuerza. Ingresé, finalmente, y llegué justito para ver el acústico de Andrés Ciro Martínez, quien estrenó su tema "Ni yo sé qué carajo estoy haciendo acá" para desazón de la familia mccartiana que lo miraba como miraría, por ejemplo, a Stephen Hawking jugando al vóley. De todas formas, cabe aclarar que la primera elección para telonero fue La Renga, pero luego fue desestimada porque a Paul le traía malos recuerdos sentimentales.

Y allí, el desastre: a apenas minutos de comenzar el show del ex Beatle, mientras éste tocaba un tema que yo no conocía pero que por alguna razón repetía "shit, turururú, shit", acepté el convite de una supuesta Mento-Lyptus de mi vecino de asiento, un hippie de unos 72 años vestido con un chiripá y una remera con la cara de Julia Zenko comprada en la mesa de saldos de Lee-Chi. Debí sospechar, principalmente por su atuendo y su apariencia, pero también un poco por el hecho de que gritaba "drogas, drogas, droooogas para todos" continuamente, que la pastilla en cuestión quizás podía tener algo más que un refrescante sabor mentol. Efectivamente, la golosina poseía un concentración exagerada de lisergia que, ni bien ingresó en mi organismo, me sumió en la más abyecta de las pesadillas: de repente, las 45 mil personas que poblaban el Monumental pasaron a tener, ante mis ojos, la cara de Adrián Dárgelos. Incapaz de resistir semejante visión, corrí en dirección el stand de la Cruz Roja, donde perdí el conocimiento hasta hoy, cuando desperté semisumergido en la fuente de Córdoba y 9 de Julio, cerca de un croto que decía ser el Rey Lagarto.

Poco es lo que puedo decirles, por ende, del concierto en sí: sólo que el minuto y medio que vi fue tirando a grosso, y que jamás acepten Mento-Lyptus de hippies porque les pueden poner cosas feas. Por lo demás, yo qué sé, es esto y mañana nos dedicamos a otra cosa.

Greatest Hits

Publicado: 10.11.2010 | 15:41

 

Hoy, señores, lo único que importa es William Campbell, representado pictóricamente por su antecesor en el cargo, Paul McCartney. Por eso, mientras guardamos la entradita en el bolso, nos limitamos a elegir nuestros cinco posts favoritos de todos los tiempos. No porque sean los mejores (eso, una vez más, lo dirán ustedes), sino por el grado de cariño que les tenemos y por las razones que se detallan al ladito de cada link. Y, lógicamente, también les pido que elijan los suyos. A saber:

1) "Tato por otro rato", el post reciente en el que juego a ser el Actor Cómico de la Nación refiriéndome al despiplume político alrededor de la muerte de Néstor Kirchner. Me gusta especialmente porque me probé que puedo escribir por fuera de mi zona de comodidad (la música y el humor absurdo) y porque siento que saqué el estilo de Tato de una manera que, aún lejos de su genialidad, lo evoca con justeza. Y el otro, "Tato es rock", también me hace hinchar el pecho. No creo haber escrito nada mejor que estos dos posts en todo este tiempo.

2) La primera de las efemérides, perpetrada allá por enero de 2009. Me gusta por la proporción de lulz por centímetro cuadrado de texto y porque me divertí mucho escribiéndolas, paso fundamental para que ustedes se rieran leyéndolas.

3) Un post "en serio" llamado "Bettie Page y el mérito de desnudarse" que subí en diciembre de 2008, cuando murió la diosa en cuestión. La razón es simple: me quedó redondito y expresa fielmente lo que me generaba esta figura tan polémica. Y entre los post serios, también destaco "Yo vi a Viejas Locas", aunque hubiese preferido no tener que escribirlo.

4) El primer "Elige tu propia aventura", representando a todos ellos. Eran un parto: me llevaba como cuatro horas escribir uno de estos, pero cuando estaban terminados me resultaban hilarantes.

5) El más comentado de todos: "Alguien debía decir basta", ese en el que desparramo guano contra los blogs trillados de "minitas" que hablan de sus ex y se ponen guarangas y escatológicas queriendo remedar a Carrie Bradshaw. Las razones: la repercusión y, carajo, que alguien tenía que decirlo de una vez (igual no sirvió para un carajo, viendo como estos engendros siguen proliferando).

La verdad sobre el fin de Pop Life

Publicado: 09.11.2010 | 15:56

 

Mucho se especuló sobre las verdaderas razones del paso a la inmortalidad de Pop Life, y el correspondiente comienzo del post-popliferismo (?) que tal medida trae aparejada. Se ha dicho, por ejemplo, que me bajó el pulgar el tío Jann por tener 824 "me gusta" en Facebook, lo cual no es cierto porque Wenner está, en estos momentos, durmiendo la siesta usando una modelito de 18 años de almohada y le importa tres, o quizás cuatro carajos cualquier cosa que yo pudiera hacer. También se sugirió que no pude superar la muerte de La Mitad que Se Murió de Bret Michaels: tampoco es real, dado que con ayuda de mi psicoterapeuta pude elaborar el duelo y aceptar la partida de tan importante mitad de ser humano. Nada de eso es cierto: la explicación, en el siguiente diálogo que tenemos guardado por si las moscas.

EL JEFE: Mancusi, necesito para hoy a las tres de la tarde unas 254 líneas sobre la importancia del agua caliente en la elaboración del mate, en Comic Sans cuerpo 9 e intercalando cada tanto la palabra "regio".
MANCUSI: ...
EJ: También quiero un texto que hable mal de Néstor pero al final lo deje bien parado. Eso sí: sin usar jamás la letra A.
M: Kirchner destrozó todo, pero fue grosso.
EJ: ¡Eso! ¡Eso! Te quiero, guacho. Ahora llename con cosas así ocho carretillas de hojas tamaño oficio, impresas en magenta y con un dibujito monono en cada orillo.
M: Loco, me estás cagando, quiero un aumento.
EJ: Tengo ticket canasta.
M: ¿Cuántos?
EJ: Ocho.
M: Tas loco.
EJ: Y entradas para ver a Tabaquito Marroquí en Vélez.
M: ¿Vuelve a tocar?
EJ: No, es barrabrava.
M: Me parecía. Pero no: quiero tarasca, viejo. Hace dos años y pico que laburo acá y sigo con ese arreglo de trescientos pesos por año que me hicieron firmar bajo amenaza de hervirme el hamster. Tengo hambre. El otro día pasó Cpicolini manejando un Fiat Palio, me tocó bocina y me gritó "ajajá putoooo" y se fue. Soy el hazmerreír del periodismo mundial.
EJ: Puede ser, pero grandes poderes implican grandes responsabilidades.
M: ...
EJ: Hace por los menos seis meses que quiero meter esa línea del tío de Spider Man y no encuentro adónde. Bancá.
M: Todo bien, pero yo así no sigo. Tengo una oferta de Clarín. Dicen que les gusta mi humor. Me quieren para Editor de Política.
EL ALCAHUETE DEL JEFE: Jefe, echeló, con acento en la o.
M: ¿Qué te metés, pescado?
EJ: Sabés muy bien que acá no se echa a nadie. Acá tenemos implementado un sistema llamado "retiro involuntario", que consiste en obligarte a que te vayas mediante el estratégico uso de un telegrama y una bocha de abogados.
M: Oia.
EJ: No, todo bien. Bueno, ¿qué querés, entonces?
M: Más plata, un lugar en el estacionamiento, una oficina cerca de lo de Bartolomé y acceso ilimitado al dispenser de agua fría/caliente.
EJ: Te doy lo del agua nomás. Pero fría: la caliente se paga.
M: Hecho. Soy una amenaza.
EJ: Y cubrís el show de Jonas Brothers.
M: Contraoferta: renuncio y pongo un kiosco.
EJ: Cerramos en esa. Me parece justo.
M: Quedamos así.
ANDRES CIRO MARTINEZ: ¿Alguno sabe si por acá pasa el 42 que va para la cancha de River?
EADJ: Dígale jefe, usted que sabe todo.
EJ: Toda esta parte ya es relleno, ¿no?
M: Es que ayer dije que no iba a hacer posts cortos para afanar, me tengo que ir pum para arriba.
EJ: ¿Vas a poner a Lerner acá también?
M: Ya lo puse ayer. Creo que hoy descansa.
EJ: ¿Y cómo termina esto, entonces?
M: No sé. ¿Diciendo "terminó"?
EJ: Sos un genio, Mancusi. Quedate a vivir acá, como Cappa en River.
M: Ehhh...
EJ: ¿Qué?
M: Nada, nada. Bueno, ya fue. Terminó.

Adiós Pop Life

Publicado: 08.11.2010 | 15:48

 

Hace un tiempo un comentarista (ya no recuerdo quién) me increpó porque uno de los personajes recurrentes de Pop Life (ya no recuerdo cuál, con lo cual queda fehacientemente demostrado que tengo una memoria de mierda) no le causaba gracia, instándome a abandonarlo en pos de otros con mayor potencial de lulz. Mi respuesta fue que no, que lo seguiría usando porque a mí sí me hacía reír, porque la premisa guía de Pop Life ha sido esa desde el principio: que el autor se divierta, y tratar de que los lectores se interesaran en ello. Pese a que el feedback siempre se apreció y las sugerencias se tuvieron en cuenta, el blog jamás se armó en base a "lo que pide la gente", un concepto que no me cierra porque entiendo que quién está en posición de comunicar (un periodista en este caso, pero también puede aplicarse a un músico, un cineasta o lo que sea) es quién debe proponer para que la persona que está del otro lado disponga (más allá de que hacer felices a todos es más jodido que hacerle entender Sartre a La Niña Loly). Si no, dije aquella vez y lo sostengo, esto sería "blog chabón", y no es mi onda.

Pasaron dos años y tres meses desde aquel primer post en el que abríamos el paraguas para abarajar la lluvia de puteadas por introducir a la web de Rolling un contenido que, para quien se queda en lo superficial y no lee entre líneas, puede resultar un tantito más frívolo que, digamos, una nota sobre Led Zeppelin, el cambio climático o los sabañones de Obama. Entre aquel momento y éste, nos hemos desgraciado de la risa tupido, ustedes y yo, como la buena comunidad que supimos construir, hermanados en nuestro afán de escribir y leer pelotudeces. Y todo funcionó, hasta que la premisa de la que hablaba más arriba entró en corto y... that joke isn’t funny anymore.

¿Qué quiero decir con esto? Que habiendo superado los quinientos posteos diarios, no hay manera de conservar la frescura. Desde mi lugar no siento que haya caído la calidad del blog (eso lo dirán ustedes, sátrapas), pero sí siento que ya no tengo muchos más caminos para sorprenderlos. El ritmo de trabajo es agobiante: más de una vez me han preguntado cómo hacía para encontrar algo de lo que hablar todos los días, y yo no supe qué responder. Bueno, ahora directamente ya ni sé cómo ponerlo en práctica: sostener durante tanto tiempo un espacio en la web de Rolling Stone -con el nivel que ese nombre implica- no es sencillo, y menos cuando uno crece profesionalmente y se ve obligado a diversificarse (y a laburar unas 27 horas por día) para aguantarle los trapos a ese crecimiento. Y no, me niego a chorear, me rehúso sistemáticamente a hacer posts de dos líneas en quince minutos para zafar (alguna vez lo he hecho... me refiero a convertirlo en costumbre) y así malograr algo que, mal que mal, ha representado una fuente de alegría y loca, loca diversión para mí y supongo que para varios de ustedes también.

Por todo esto, señores (y uf, les juro que se me complica escribirlo), entramos hoy en la última semana de Pop Life (sí: justo cuando viene Macca, esto se va al cuerno, ¿no es re zarpado?). A partir de mañana nos dedicaremos a repasar lo mejor y lo pior de estos dos añitos y pico, y el viernes nos iremos por la puerta grande. Agachaditos y con una barba falsa para que no nos reconozcan, pero por la puerta grande al fin.

En fin: sepa disculpar las molestias ocasionadas. Como dijo el papá de Milhouse cuando le cerraron la puerta en la cara: "Volveré... tal vez". Mañana la seguimos.

Hot Trash: Kim Kardashian

Publicado: 05.11.2010 | 15:45

 

Hacer un sex tape, salir en un reality, grabar un disco: si sos una de esas chicas que nació en cuna de oro, no tenés un talento definido salvo el inherente al primer ítem (y a veces ni eso), contás con un coeficiente intelectual comparable al de una bola de pelusa y a la hora de llenar el campo "Profesión" en un formulario de la AFIP se te hacen unos matetes de padre y señor nuestro, esta es la trilogía que guiará tu vida. Es una gran fórmula: tenés toneladas de mosca pero odiás el perfil bajo, con lo cual te conseguís un muchacho de entrepierna nutrida, te filmás, luego la cuestión se "filtra" (guiño guiño) y saltás a la fama, para luego poder dedicarte a hacer todas las pavadas que puedan caber en una sola vida, siempre con una estela de paparazzis sin nada mejor que hacer atrás. ¿Se entiende?

Este es el caso de Paris Hilton, por ejemplo, quien es un auténtico dolor de gónadas en todo lo que encara (y cuando digo "todo" también me refiero a lo del videíto), ni siquiera está taaaan buena y, sin embargo, por algún motivo ininteligible, es mucho más famosa que, por decir, mi tía Olga, que al menos sabe hacer unas empanadas fritas que te caés de culo. Y dentro del mismo rubro entra Kim Kardashian, quien sí tiene la decencia de tener la carne muy bien acomodada, pero ahí termina todo su encanto.

¿Y qué pasa con Kim? Pasa que venía cumpliendo con todos los requisitos de la socialité descerebrada pero siempre le pasaba de refilón a la música... hasta hoy. Efectivamente, la mina grabó un disco, el corte de difusión se filtró y Pop Life te lo trae en exclusiva, porque no tiene nada mejor que hacer y porque siempre es bueno terminar la semana con una buena dosis de odio a la humanidad, violencia contenida y tripas revueltas.

El tema se llama "Shake" y es una basura sintetizada de tres minutos y pico, con un ritmo de tecnofunk que atrasa por lo menos cinco años y una bocha (pero una BOCHA, eh) de autotune para que no se note que Kim, con sus buenos cantos a cuesta, tiene menos musicalidad en la voz que un Citroen 3CV regulando.

Y si después de esto igual quieren escuchar sólo para enfurecerse, los dejo con el temita en cuestión, en exclusiva para toda Sudamérica, menos Córdoba y Mendoza.


Demi Lovato la pudre

Publicado: 04.11.2010 | 17:38

 

Seguirle la trayectoria a los pibes que salen de los laboratorios Disney es como sentarse a ver una carrera de autos entre Stevie Wonder y Ray Charles: puede ser apenas arranquen o después de un tiempito, pero tarde o temprano se la van a terminar dando contra una pared. Después de Britney pelándose la capocha y limándola peor que Charles Manson, Miley Cyrus haciéndose stripper a los 17 y tantos otros desastres de la escudería Mickey Mouse, la que la pudre ahora es Demi Lovato, quien acaba de internarse en rehabilitación porque no comía y se filetaba los bracitos. Awww.

Lovato, quien entró hace pocos meses a la categoría "es una mannnteca, nene" al cumplir sus 18 años, era telonera de los Jonas Brothers en la gira que los trae a Buenos Aires en unos días, lo cual explica con total elocuencia las razones de su auto odio. De todos modos, las presiones de Hollywood también tuvieron su injerencia y las seguirán teniendo, por lo cual nos atrevemos a pronosticar las "excentricidades" con las que continuará su loca, loca carrera y vida personal de ahora en más. A saber:

19 AÑOS: Se deprime jodido porque compra un Telekino y pega sólo dos números. Compone al respecto la balada "Soldán careta", que llega al puesto número 927392898 del chart de Billboard, uno más abajo que el ruido que hace el motor de la heladera a la noche.

20 AÑOS: Graba un disco tributo al ruido que hace el motor de la heladera a la noche, el cual cuenta con invitados como Wynton Marsalis en maracas, Wisin y Yandel en violín eléctrico y pototo sintético respectivamente y Hugo Romeo Guerra en nucazo a River. Para promocionarlo pretende entrar disfrazada de waffle belga al edificio de las Naciones Unidas montando un unicornio en llamas, pero el pobre caballito resulta ser harto inflamable y se le chamusca por completo a media cuadra de su casa, con resultados sexuales. Se pone mal.

21 AÑOS: Alguien le buchonea que el ico que se le asó el año anterior no era un unicornio de posta sino un matungo con un coso de tergopol pegado con cinta de embalar en la frente. Se vuelve a deprimir.

22 AÑOS: Se muda a Guam pensando que es un país donde suena "Wake Me Up Before You Go-Go" todo el día. En declaraciones a la prensa, su padre es contundente: "No boluda, no". Se bajonea.

23 AÑOS: Buscando prensa, desafía a Stephen Hawking a una partida de ajedrez en la que el famoso y poco activo físico le da para que tenga. Decepcionada, le juega una carrerita hasta la esquina pero, increíblemente, Hawking le saca ocho sillas de ventaja, gracias a lo cual Demi entra en un cuadro depresivo del que sólo saldrá tres meses después gracias al estratégico consumo de un francés de crudo y queso con mayonesa y una Coca fría.

24 AÑOS: Descubre a Jebús. Pierde un turno.

25 AÑOS: Su padre le consigue una cita con el bello, joven y adinerado Príncipe Juan Carlos de Luxemburgo. No obstante, sólo para llevarle la contra sale con un obrero de la construcción llamado Earl, quien le llena la panza de hueso en cuestión de horas.

26 AÑOS: Se separa de Earl porque le hace una medianera con declive. Tras un raid de una semana y media de drogas, alcohol y fantasía, confunde a su nene de un año con Mike Tyson y lo surte for the lulz. Va presa y su compañera de celda resulta ser Edda Bustamante, para regocijo de la guardiacárceles gorda que siempre grita "a las duchas".

27 AÑOS: Para la moto y baja los vidrios, porque se le viene la noche. De todas formas, ya a esa altura el rocanrol hizo mella en su físico, a punto tal que Zulma pasa a ser conocida como "la Lovato linda".

28 AÑOS: Vuelve al bardo robando un triciclo y llevándolo a puro pedaleo hasta Villa Martelli, donde perece trágicamente aplastada por la caída a tierra del satélite que le transmite pensamientos homosexuales a Iorio.

Top 5: engendros noventosos

Publicado: 02.11.2010 | 16:14

 

Ustedes seguramente están leyendo esto en una cálida, luminosa y monona tarde de sol, pero tengan en cuenta que yo lo estoy escribiendo a las dos de la matina de un lunes y -sobre todo- bajo los efectos de cierta pastillita antigripal que me tiene rebotando por la casa como la bolita de un flipper y que me hace sentir que si me quedo quieto voy a morir. De ahí la extraña arenga que se esconde tras el post de hoy: algún día hagan la prueba de llenarse las venas de efedrina (que no es, bajo ningún punto de vista, gatoréi) y clavar punchi noventoso zarpado de madrugada. New sensations.

Y sí: una cosa lleva a la otra y, cuando nos damos cuenta, tenemos un Top 5 de temas pertenecientes a los primeros ´90, esa época en la que Kurt todavía no había endurecido la milanesa del todo, Bebe Sanzo era Perón y los 80 todavía no tenían ganas de irse, legándonos el residual de su brillo decadente pero con una gran diferencia: mientras aquellos se asumían como cachivaches, estos tenían pretensiones de artistas. ¿Los resultados? Estos.


Banda: No Mercy
Tema: "Where Do You Go"
Otros hits: "Cuando yo muera", balada maricotas que nos dejaba preguntando ¿falta mucho?
Mejor parte de la letra: "Uooh oh eohhh", claramente (y como soy un jodido, les dejo la versión en español, con un 67% más de lulz).
Suena como: una metalúrgica entera trabajando después de una canilla libre de licuado de banana y camerusa.


Banda: Corona
Tema: "Simultáneamente, loparió". No, mentira, "Rhythm of the Night"
Otros hits: ja, contate otro.
Mejor parte de la letra: me gusta esa partecita en la que dice "this is the rhythm of the night", o sea, toda la canción.
Suena como: Ricky Martin abotonado con mi coterráneo wildense Machito Ponce.


Banda: Mr. President
Tema: "Coco Jambo"
Otros hits: un Greatest hits de Madonna que se compró el negro que canta una vez. Ah, ¿propios? No, ninguno, obvio.
Mejor parte de la letra: "Ayyayaya Coco Jambo ayyayai"... ni Dylan lo hubiese dicho mejor.
Suena como: un rasta brasilero ladri cantando en la playa con una criolla en pleno ACV.


Banda: La Bouche
Tema: "Be My Lover"
Otros hits: yeah, right.
Mejor parte de la letra: "La da da dee da da da da, la da da dee da da da da". Así, ad infinitum.
Suena como: la música del Mario Bros si Mario fuese gay y cocainómano (no digo que no lo sea...)


Artista: Haddaway
Tema: "What is Love"
Otros hits: sacó un segundo álbum y no llegó ni a la categoría de Disco de Madera. O sea, fijate.
Mejor parte de la letra: la ironía existencialista de preguntarse qué demonios es el amor, esperar una respuesta profunda y sesuda y que venga un colgado y te responda "baby don´t hurt me, don´t hurt me, no more".
Suena como: mi ringtone. Posta.

Cuando el zapping cura

Publicado: 01.11.2010 | 15:31

 

¿Vieron cuando el vendedor gritón se sube al bondi y dice "llevan marca, llevan calidad" refiriéndose a un chicle de sandía y mondongo marca ACME que nos está queriendo enchufar a do´ pesito´ nada ma´? Bueno: hoy ustedes no llevan ni marca ni calidad, y suficiente con que estoy acá, boqueando como una brótola afuera del agua, empezando a tipear algo sin saber si este post se va a convertir en mi décima sinfonía (faaaa, no era dramático el pibe). Es que tengo una peste como para ocho que venía asomando desde hace días pero que se puso death metal gracias al estratégico uso de un aire acondicionado en el ámbito laboral y, por ende, hasta el acto más insignificante es una lucha, como decía Carlín antes del patatús. Hoy, señores, debería tomarme el día libre y pasarlo en la camucha con La Niña Loly frotándome Vick Vaporub en el pechito, pero como no tengo ungüentos ni descerebradas tetonas a mano, le doy para adelante con lo que pueda y después vemos.

¿Y qué es lo que puedo? Prender la tele, por ejemplo, y pedirle que haga algo por mí, como tantas veces antes. Si hay una solución a este pesar, sí o sí debe estar en alguno de los 98798789 canales que componen este maremágnum catódico. Con la tele se come, se cura y se educa, digo yo, así que meto una pasada de zapping y elijo cinco cosas que, dicen ahí, me pueden llegar a dejar sano y rozagante en un abrir y cerrar de ojos. A saber:

1) EL TÉ CHINO DEL DR. MING
Descripción: un brebaje mágico pergeñado por cierto ignoto matasanos oriental, capaz de curarte el pie de atleta, el dolor de panza y el Súper Sida con apenas un par de sorbitos.
Métodos similares: el agua de los fideos, un mate cocido con droga.
Posibilidades de éxito: 3/10

2) REIKI KARUNA AVANZADO (?)
Descripción: un montón de freaks vestidos de naranja haciendo como si se espantaran las moscas con las manos pero muy, muy despacito. Y repitiendo cosas como "llenate del más puro amor del universo" (porno) y dibujándose un símbolo de protección en la espalda (más porno) con un fondo de exasperante pseudomúsica de Enya.
Métodos similares: fumarse un container de faso y bailar "Livin´ la vida loca" en un pelotero mientras un gordo se sienta arriba de un órgano Casio.
Posibilidades de éxito: 0,5/10

3) GILDA
Descripción: el marido de la cantante bailantera convertida en almóndiga de sangre gracias a la imprudencia vial sigue explotándola después de muerta, ahora asegurando que su malograda esposa hace milagros desde él más allá.
Métodos similares: Pablito Lescano pasándote la mano por la frente mientras dice "ya te vas a poner bien, guachín".
Posibilidades de éxito: 1/9092302

4) UNA MISA DE BERGOGLIO
Descripción: Bergoglio dando misa.
Métodos similares: el Papa dando misa, Charles Manson dando misa, El Panda del Acoso Sexual dando misa.
Posibilidades de éxito: ¿Gilda seguirá atendiendo?

5) ANDREA ESTÉVEZ NOS CUENTA LOS BENEFICIOS DE LAS MILANESAS DE SOJA (les juro que es cierto)
Descripción: en el canal Metro, alto toga nos dice que comer esas suelas envueltas en pan rallado es re piola para nuestros maltratados organismos.
Métodos similares: la Pradón hablándonos sobre los beneficios de la lechuga criolla, Claudia Albertario alabando las propiedades mágicas del queso quartirolo.
Posibilidades de éxito: ni la más mínima, pero garpa más que Bergoglio, eso seguro.

Hot Trash: Mark Gormley

Publicado: 29.10.2010 | 16:23

 

La vida musical de una persona está marcada por hitos: la primera vez que escuchás a los Beatles, tu debut en recitales, el día en que descubrís a Mark Gormley... cosas por el estilo.

wait... wut?

Es que todo este gigantesco maremágnum de grossitud, este superlativo cúmulo de pulentería sobrehumana puede pasar desapercibido en tu existencia, como si fuera un día cualquiera en el que te levantás, te hacés un café con leche con tostadas, ves un rato del sepelio de un ex presidente muerto, te vas a laburar y demás. No: Mark Gormley llegó a este mundo para enseñarnos cómo se hace un video combinando un croma de la época de Brizuela Méndez, la voz del travesti que trabaja en el octavo piso de mi edificio, el look de un tío random que maneja una combi sin ventanas y sale todos los días a pararse en la puerta de los colegios y bocha, bocha de gaviotas. ¿Es Mark Gormley un enviado de Jebús para ponernos en contacto con su maravillosa grandeza? Pongámoslo así: yo no uso así nomás la palabra "genio", pero puede que Mark Gormley sea el mayor genio de la historia de la humanidad.

O quizás no.

De todas maneras, escuchá su éxito "Little Wings" (nada que ver con Hendrix) y contame lo mucho que te extasiaste ante su rock pop suave de contenido.


 anterior | inicio | siguiente