Último momento

 

Leer en

 

Rockstar

Rockstar

Mejores que Nickelback #9

Publicado: 18.07.2012 | 16:47 en Rockstar

En los albores de esta bitácora, cuando recién comenzábamos a bucear en el inabarcable mundo de las bandas infectas que, de todos modos, superan ampliamente a Nickelback, recalamos en un grupo que dimos en llamar Struway sólo porque no teníamos idea de cómo se llamaba en realidad.

Aquella agrupación se obstinaba en pasar la obra de Pink Floyd por huevo y pan rallado como haciendo una milanesa, sólo que en vez de huevo era vómito de mono, en lugar de pan rallado había vidrio molido y reemplazando a la carne cuadrada estaban ellos. No obstante, no satisfechos con injuriar al grupo de Nick Mason, también tuvieron que arremeter contra Eric Clapton, quien -según reportes- todavía está tratando de decidir si esto es lo peor que le pasó en la vida o aquello otro que todos sabemos.

Por todo eso, en el Mejores que Nickelback de hoy tenemos una reincidencia: la que quizás sea la peor banda de la galaxia y sus alrededores batateando una versión inexplicable de "Cocaine", para regocijo de la teleplatea. A continuación, video y minuto a minuto.


0:01: Ya al segundo el guitarrista confunde cocaína con rohypnol y toca como si estuviera flotando en un mar de noni.
0:05: El cantante sigue un ritmo con la cabeza. Un ritmo que no es el de la canción, no es el del riff ni es el que está tocando el baterista. Es un ritmo.
0:18: Canta "coquéin", chequea el papelito, piensa "soy re pillo, canté coquéin y era coquéin, me amo".
0:34: Tempranero pico de pogo.
0:55: "Y bueno loco, qué querés"
1:05: "Sí, después te llamo y me contás".
1:17: No se rían, podrían tener un solo igual.
1:55: La desazón de tener que atender el mostrador de una pinturería por el resto de sus días se hace carne en el cantante.
1:59: Chirola, chirola, chirola... con féis.

2:09: Segundo pico de pogo, alegría y diversión a granel.
2:20: "Y el Do era con el dedito... no me acuerdo"
2:22: "Ah, tenés razón, gracias"
2:38: Corridas, disturbios, muerte y destrucción.

Diego Mancusi

Autor: Diego Mancusi

Quienes leyeron esta nota, también leyeron: